Público
Público

París revela negociaciones para que Gbagbo abandone el poder

EFE

El Gobierno francés reveló hoy la existencia de negociaciones para establecer las condiciones de una rendición del presidente saliente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo.

"Dos generales cercanos al Gbagbo negocian las condiciones de una rendición", afirmó el jefe del Gobierno francés, François Fillon, ante los diputados de su país.

Fillon señaló que el ministro de Exteriores de Gbagbo y su jefe del Estado Mayor se encuentran refugiados en la Embajada francesa en Abiyán, desde donde han hecho llamamientos al fin de los combates.

El primer ministro aseguró que, junto con el presidente, Nicolas Sarkozy, y el titular de Exteriores, Alain Juppé, se entrevistó esta mañana con el presidente electo, Alassane Ouattara, a quien expresaron la voluntad de Francia de "contribuir a la construcción de un Gobierno de unidad nacional para asegurar la reconciliación de todos los marfileños".

"Este día marca cuatro meses de esfuerzos de la comunidad internacional para hacer respetar la democracia en Costa de Marfil y quiero recordar el compromiso de Francia desde el primer día para movilizar a la comunidad internacional", aseguró Fillon, quien señaló que "Francia debe estar orgullosa de haber participado al retorno de la democracia y derechos humanos en Costa de Marfil".

El jefe de la diplomacia gala indicó que Francia está "a dos dedos" de convencer al presidente saliente de que abandone el poder, mientras que el titular de Defensa, Gérard Longuet, aseguró que la situación crítica que vive el país se resolverá "en las próximas horas".

"El objetivo de Francia está claro: hacer respetar el derecho internacional. Ahora tenemos que pensar en el futuro, ayudar a esta nueva Costa de Marfil a reconstruirse en paz y prosperidad", señaló Juppé.

Longuet, por su parte, justificó los ataques de Francia, "bajo el mandato de la ONUCI" para "acabar con la situación inaceptable que era utilizar armamento pesado contra la población civil, en particular disparos de morteros en barrios civiles sin objetivos militares".

En ese contexto, el ministro de Defensa señaló que la capital marfileña hubiera podido convertirse en "un Apocalipsis" si hubieran entrado las fuerzas de Ouattara y las de Gbagbo hubieran contraatacado contra la población civil.

En declaraciones a "France 24", el ministro de Exteriores de Gbagbo, Alcide Djédjé, afirmó que se encuentra en la Embajada de Francia en Abiyán y que el presidente saliente está en su palacio presidencial junto con algunos miembros de su familia y su Gobierno.

"El jefe de las fuerzas de defensa y seguridad han decidido deponer unilateralmente las armas", afirmó Djédjé, quien reveló que los bombardeos sobre las tropas fieles al presidente saliente les dejaron sin lo necesario para combatir.

El ministro de Gbagbo aseguró que se ha logrado un acuerdo de alto el fuego y que la ciudad está tranquila.

El Ministerio francés de Exteriores trabaja también para "averiguar" el motivo del secuestro de dos ciudadanos galos ayer en el hotel Novotel de Abiyán por un grupo de hombres armados junto con al menos otras dos personas, indicó un portavoz diplomático.

Los efectivos franceses en ese país, unos 1.650 soldados, se encargan además de la protección de unas 2.000 personas entre el recinto de la Embajada gala, la base militar de Port Bouet y un hotel del sur de la capital.

Ante las "condiciones difíciles" en Costa de Marfil, Francia desaconseja desplazarse al país y recomienda a sus ciudadanos abandonarlo "lo antes posible, dada la degradación de las condiciones de seguridad".

Según el portavoz, entre 10.000 y 11.000 franceses se encuentran en Costa de Marfil de los cuales más de 7.000 tienen la doble nacionalidad.

Más noticias de Política y Sociedad