Público
Público

Parlamentarios iraníes se oponen al plan nuclear de la ONU

Reuters

Por Fredrik Dahl y Hossein Jaseb

Destacados parlamentarios iraníes expresaron el sábado su oposición al acuerdo por el combustible nuclear preparado por la ONU, lo que arroja más dudas sobre una propuesta destinada a reducir la tensión internacional por las actividades atómicas de Teherán.

Según el plan apoyado por Estados Unidos, Irán enviaría la mayor parte de su uranio poco enriquecido (LEU, por sus siglas en inglés) al extranjero, dónde sería procesado y convertido en combustible más refinado para el reactor de investigación de Teherán.

La prioridad de Occidente es reducir el acopio de LEU para impedir que la república islámica pueda convertirlo en uranio altamente enriquecido, imprescindible para una bomba nuclear.

Sin embargo, los políticos iraníes, que dicen que su programa nuclear es pacífico y está destinado a producir electricidad, han mostrado sus recelos ante la idea de prescindir de lo que es considerado como un activo estratégico y una importante carta de negociación.

Varios legisladores han dicho que Irán debería comprar el combustible que necesite en lugar de enviar su propio uranio fuera del país.

"La demanda de que nosotros debemos entregar todo el material nuclear enriquecido a otros países para que ellos suministren las necesidades de combustible de Teherán está totalmente fuera de discusión", dijo la agencia de noticias ILNA, citando al legislador Kazem Yalali, portavoz de la comisión de seguridad nacional y política exterior del Parlamento.

Sus palabras fueron reiteradas por el presidente de la comisión, Alaedin Boruyerdi.

"Nos oponemos completamente a la propuesta de entregar el uranio con un enriquecimiento del 3,5 por ciento a cambio de uranio con un 20 por ciento de enriquecimiento", dijo Boruyerdi, citado por la agencia de noticias ISNA.

"No hay garantías de que nos entreguen combustible enriquecido al 20 por ciento a cambio de la entrega de nuestro LEU. Tenemos una profunda desconfianza respecto a los occidentales", agregó.

El viernes, varios diplomáticos indicaron que Irán había dicho al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que quiere nuevo combustible para el reactor de Teherán antes de acceder a enviar la mayoría de su uranio enriquecido a Rusia y Francia.

Los diplomáticos consultados dijeron que las principales potencias occidentales encontraron inaceptable la demanda iraní de acceder de inmediato al combustible atómico.

LA "TRAMPA" OCCIDENTAL

Los diplomáticos señalaron que Irán aún tiene que dar una respuesta formal al plan, pero ha filtrado las demandas para obtener cambios importantes que puedan desenredar el pacto provisional.

La propuesta del OIEA exige que Irán transfiera aproximadamente un 75 por ciento de sus 1,5 toneladas de LEU a Rusia para que allí se enriquezca a finales de año.

El material sería enviado después a Francia para convertirlo en placas de combustible para el reactor de Teherán, que produce isótopos para el tratamiento del cáncer.

Los medios iraníes recogieron que Teherán quiere también que el LEU sea enviado en porciones pequeñas y escalonadas, y no todo de una vez.

Las condiciones cancelarían aspectos clave del acuerdo, por el que las grandes potencias pretenden minimizar cualquier posibilidad de construir una bomba.

Mark Fitzpatrick, destacado miembro del International Institute for Strategic Studies de Londres lo describió como un asunto "políticamente valioso" para Irán.

"(Los dirigentes) ven difícil cualquier acuerdo con Occidente aunque obviamente es un buen acuerdo para ellos", dijo a Reuters.

"Es una demora, pero no es simplemente una demora táctica. Hay un auténtico revuelo interno en Irán".

Occidente ha advertido a Irán de los riesgos de una cuarta ronda de sanciones si fracasa en ayudar a calmar las preocupaciones sobre su programa atómico.

Quiere que Irán suspenda el enriquecimiento a cambio de incentivos comerciales y económicos, algo que Teherán rechaza.

El parlamentario iraní Heshmatolá Falahat-pisheh dijo que Irán no cedería a la presión exterior respecto a su programa nuclear.

"Tenemos que ser muy cautos respecto a las propuestas del organismo, para que no caigamos en la trama de la diplomacia europea que suspendería nuestras actividades nucleares", dijo, según ILNA.

Más noticias de Política y Sociedad