Público
Público

El Parlamento Europeo, última prueba para Durao Barroso

D. B.

'Impresionado', 'conmovido', 'emocionado'. José Manuel Durao Barroso no disimuló en la madrugada del viernes su alegría y compareció ante la prensa exultante, tras una larga deliberación de los 27 jefes de Estado y de Gobierno que terminaron proclamándolo como candidato oficial a sucederse a sí mismo. La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE que preside, deberá ser renovada antes de final de año y, por el momento, el ex primer ministro portugués es el único candidato.

'Más que orgulloso, estoy emocionado', repetía un Barroso en éxtasis. 'Fue muy importante por el reconocimiento del trabajo que ha hecho esta Comisión en circunstancias muy difíciles', añadió.

A Barroso sólo le falta el consentimiento del Parlamento Europeo, que podría respaldarlo en julio. Hasta entonces, la presidencia checa de la UE, que termina este mes, y la sueca, que comienza el 1 de julio, tratarán de buscar la mayoría de eurodiputados que respalden a un candidato que ayer ya coqueteó con la Cámara.

'Europa debe ser un proyecto interpartidista', aseguró Barroso, llamado a los socialistas y verdes, que se oponen a su candidatura, a respaldarle. Pero ambos grupos han reaccionado con tristeza al crucial nombramiento de los 27 y han anunciado su voto en contra.

No obstante, algunas delegaciones socialistas, entre ellas la española, portuguesa y británica, tienen previsto apoyar a Barroso siguiendo la senda de sus Gobiernos. Barroso podría contar con el respaldo de los liberales, cuyo líder aspira a presidir la Cámara.

 

Más noticias