Público
Público

El parlamento vuelve a enmendar la ley electoral, pero hace caso omiso a Al Hashemi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento iraquí enmendó hoy de nuevo la ley electoral, que regulará los comicios generales del próximo año, aunque no incluyó los cambios propuestos por el vicepresidente suní Tarek al Hashemi que había rechazado la norma.

El vicepresidente de la comisión jurídica de la Cámara, Baha al Aarayi, explicó en una rueda de prensa que "las elecciones se celebrarán en su fecha o se retrasarán un poco, pues los iraquíes en el extranjero votarán como si vivieran dentro del país".

La última fecha para los comicios fijada por la Comisión Suprema Independiente Electoral (CSIE) era el 21 de enero de 2010, pero el pasado día 18 este organismo anunció que suspendía todos los preparativos por el rechazo de Al Hashemi.

Según Al Aarayi, "la comisión (jurídica del Parlamento) logró alcanzar dos propuestas para resolver la cuestión del rechazo a la ley electoral, después de encontrar que la postura de Al Hashemi es inconstitucional y recomendó responderle".

Una de las enmiendas aprobadas hoy otorga "a los iraquíes que viven dentro y fuera del país el mismo derecho a votar por sus provincias de origen", aunque mantiene un 5 por ciento de escaños para los refugiados y exiliados en el extranjero.

De esta forma, se ha hecho caso omiso a la propuesta de Al Hashemi que pedía elevar el porcentaje de escaños asignados a los desplazados iraquíes en otros países de un 5 a un 15 por ciento, aparte de conceder una mayor representación de minorías como la cristiana, la "yazidí" y la "shabak".

En cuanto a las minorías, Al Aarayi explicó que no se han modificado las cuotas asignadas a las minorías, al contrario de lo que solicitaba el vicepresidente suní.

Además, "Irak se considerará una sola circunscripción electoral para los cristianos", indicó Al Aarayi.

La segunda modificación estipula que habrá un escaño por cada 100.000 habitantes, de acuerdo con el censo del Ministerio de Comercio de 2005, a lo que se sumará un 2,8 por ciento anual del crecimiento poblacional.

Tras la aprobación de estas enmiendas, la ley será remitida al Consejo Presidencial, integrado por el presidente Yalal Talabani, y sus dos vicepresidentes, Al Hashemi y el chií, Adel Abdel Mahdi, para ratificarlas.

Esas modificaciones fueron aprobadas en el Parlamento tras una acalorada sesión, de la que retiraron cincuenta diputados suníes.

Se trata de la segunda vez que se reforma la ley electoral en menos de un mes después de que fuera enmendada el pasado 8 de noviembre por la Cámara, que más tarde se topó con el rechazo de Al Hashemi que se negó a firmarla por lo que fue remitida de nuevo al Parlamento.

Por su parte, el dirigente de la Alianza Kurda Fuad Maazum dijo en una rueda de prensa que surgieron algunas discrepancias en los puntos de vista, pero que no afectaron a la esencia del asunto por lo que se ha podido resolver problema y llegar a un acuerdo.

"Aseguramos que no ha habido ninguna coordinación con Al Hashemi", apuntó.

Sin embargo, no opinó lo mismo el diputado suní Osama al Nayifi, de la Lista Iraquí, para quien "el Parlamento ha cometido hoy una infracción constitucional y el Consejo Presidencial es un fracaso y ha impulsado la votación pese a que cincuenta diputados abandonaron la sala".

Al Nayifi denunció que las enmiendas aprobadas hoy son "una infracción" que intenta robar escaños de las provincias de Ninive, Salahedin y Kirkuk para dárselas a Erbil y Suleimaniya".

Más noticias en Política y Sociedad