Público
Público

El parque temático del rock

Pistas de snowboard, minihospital, guardería y hasta una noria: la Ciudad del Rock, un gran parque de entretenimiento construido en Arganda del Rey, acoge desde mañana el festival más grande organizado en España // La franqu

JESÚS CENTENO

A 30 kilómetros al sur de Madrid, en Arganda del Rey, cientos de máquinas han trabajado día y noche para terminar las obras de una nueva metrópolis. ¿Otra operación de especulación inmobiliaria? No, en principio. Se trata de la Ciudad del Rock, 200.000 metros cuadrados construidos bajo una inversión de 30 millones de euros que albergará a partir de mañana al Rock In Rio Madrid, el festival de música y entretenimiento más grande organizado en España.

Del 27 al 28 de junio y del 4 al 6 de julio, Madrid recibirá a grandes de la música como Bob Dylan, Neil Young, The Police, Franz Ferdinand y Amy Winehouse. En total, 60 artistas la mayoría de alto caché acompañados, según la organización, por 100.000 espectadores cada día. Las localidades parecen prohibitivas oscilan entre los 49 y los 69 euros por día, pero cuando se pusieron a la venta, en marzo, se vendieron 6.500 en una hora.

Una ópera-rock con 100 músicos y 25 bailarines abrirá mañana el festival

Música para las masas

En realidad, Rock In Rio tiene solera. Lo creó en 1985 el empresario brasileño Roberto Medina. Aquel año, Río de Janeiro reunió a Queen, Rod Stewart y AC/DC y 1.500.000 de personas. Un éxito que repitió en 1991 y 2001. Después dio el salto a Europa: Lisboa lo acogió en 2004, 2006 y 2008 y ahora llega a Madrid. ¿Por qué España? Es un pueblo de fiestas, como Brasil, dice Medina.

En 1989, Neil Young confesó en el tema This Notes For You que él no actuaba por dinero: No canto ni para Pepsi ni para Cocacola... No voy a cantar para los políticos, ni para nadie que me haga parecer un chiste. Estas notas son para vosotros. Parece que al final sí cantará en uno de los tres escenarios con los que cuenta este fastuoso y amigable parque de atracciones. La música es la excusa: en un terreno limpio, abierto, con fuentes y césped artificial, se han construido 8.000 metros cuadrados de tiendas, 3.000 de restaurantes y algunos extras. A saber: una noria de feria, pista de snow, guardería, carpa electrónica de 1.800 metros cuadrados, espacios de moda con desfiles, peluquería, área VIP con capacidad para 2.500 personas

Bob Dylan, Police, Neil Young y Amy Winehouse, entre las estrellas

¿Un festival de empresas?

El espectador se puede casar al estilo Las Vegas, jugar a Air Guitar, grabar una canción o relajarse en unos sillones enormes. Todo está pensado para el disfrute (y gasto) de toda la familia. Por tener, Rock In Río tiene hasta ceremonia de inauguración, consistente en una ópera-rock titulada Help me, en la que intervendrán más de 100 músicos y 25 bailarines. Después sonará Imagine de Lennon y la Patrulla Águila del Ejército del Aire sobrevolará la ciudad.

¿Es Rock In Rio un festival con un cartel coherente que pretenda difundir un género o un escaparate para el lucimiento de las empresas? El festival no oculta su condición. Los terrenos fueron donados por el Ayuntamiento, y los organizadores invirtieron 30 millones de euros en su desarrollo. Ahora esperan sacarle partido de modo que todos salgan ganando. La infraestructura permanecerá para otros eventos y, en teoría, acogerá al festival de nuevo en 2010 y 2012.

La música es la excusa: hay 12.000 metros cuadrados de tiendas y bares

Las críticas al modelo que Medina pretende aplicar en ciudades como Pekín no se han hecho esperar. Greenpeace denunció que la nueva ciudad sólo es el eje de una expansión urbanística. Era un lugar de cultivo abandonado, y han construido hasta una pista de hielo artificial que generan un gasto innecesario de agua y energía, explica Mario Rodríguez, portavoz de la organización. Rock In Rio, a lo suyo: afirma que la preocupación social es y ha sido muy importante para el festival desde que surgió y, entre otras cosas, destinará entre el 2 y el 5% de la recaudación de las entradas para luchar contra el calentamiento global.

Más noticias de Política y Sociedad