Público
Público

La participación en las municipales galas supera las de 2001 a media tarde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La participación en la primera vuelta de las elecciones municipales francesas era del 56,25 por ciento a las 17.00 horas (16.00 GMT), cifra superior al 53,28 por ciento que había a la misma hora en los comicios de 2001, informó el Gobierno.

Sin embargo, en la primera ronda de las elecciones cantonales, que también se celebran hoy, la participación del 54,53 por ciento a las 16.00 GMT era menor al 55,55 por ciento constatado en 2001.

En los anteriores comicios municipales, al término de la jornada electoral había votado un 67,29 por ciento del censo en la primera vuelta y un 56,96 por ciento en la segunda, las cifras más bajas en tres decenios.

La participación en esta primera ronda de las Municipales debería alcanzar el 70,5 pro ciento en las ciudades de más de 3.500 habitantes, según una proyección dada por el instituto demoscópico CSA poco antes de las 18.00 locales (17.00 GMT), cuando cierran los colegios electorales en la mayor parte de los municipios.

En las grandes ciudades, la jornada electoral se cierra dos horas más tarde.

En aquellos concejos de más de 3.500 habitantes en que ninguna lista consiga hoy más de la mitad de los votos emitidos, se volverá a votar el próximo domingo, pero sólo a las listas que en esta primera ronda hubieran conseguido al menos el 10 por ciento de los sufragios.

Al final, se van a renovar los ediles de los 36.782 municipios de Francia (los elegidos designan luego al alcalde) para un mandato de seis años.

Las cantonales de esta jornada, que concluirán con una segunda vuelta el próximo domingo, sirven para renovar en torno a la mitad de los representantes de los consejos generales del centenar de departamentos en que se divide Francia. La otra mitad de los cantones eligieron a sus consejeros generales en 2004.

Más allá de la evidente dimensión local, de estos comicios se hará una lectura en clave política nacional, y los sondeos de los últimos días apuntaban a un revés para la mayoría conservadora del presidente de la República, Nicolas Sarkozy.