Público
Público

El Pentágono pide más dinero para sus tropas en Afganistán

Naciones Unidas retira a parte de su personal ante el deterioro de la seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Pentágono tiene previsto pedir más fondos para financiar sus operaciones en Afganistán, a la vista del posible y probable envío de nuevas tropas a la zona y ante la creciente inseguridad que ha obligado a la ONU a retirar a más de la mitad de su personal extranjero en Kabul, tras el atentado ocurrido a finales del mes pasado.

Así lo aseguró el jefe del Estado Mayor Conjunto, el almirante Mike Mullen, hace dos días, a la espera de la decisión que debería tomar Barack Obama en las próximas semanas, sobre la nueva estrategia de EEUU en Afganistán.

Los fondos se añadirían a los 130.000 millones de dólares ya aprobados por el Congreso el mes pasado para financiar las guerras de Irak y Afganistán. Mullen no especificó de cuánto se trataba pero fuentes consultadas por el diario The New York Times estimaban la nueva partida entre 40.000 y 50.000 millones.

Todo dependerá de cuántas tropas Washington decida mandar. El responsable de las fuerzas de la OTAN en la zona, el general Stanley McChrystal lleva pidiendo desde el verano unos 40.000 soldados de refuerzo, que se sumarían a los 68.000 estadounidenses ya presentes sobre el terreno.

La Casa Blanca no ha querido pronunciarse sobre el asunto, dando a entender nuevas tiranteces entre la cúpula militar y un Gobierno que padece la creciente impopularidad del conflicto. 'No se han tomado decisiones sobre costes adicionales', dijo uno de sus portavoces.

La cifra dependerá de cuántos nuevos soldados decida enviar EEUU 

Mullen, en una conferencia pronunciada en el National Press Club de Washington el pasado miércoles, justificó el gasto extra al comparar las operaciones militares llevadas a cabo en Irak a principios de 2007, que consiguieron estabilizar un país en pleno caos, y la necesidad de controlar el reciente recrudecimiento de los enfrentamientos con los talibanes.

'Si tomamos el ejemplo de Irak', cuando el Gobierno Bush en enero de 2007 decidió mandar cinco brigadas adicionales para luchar contra la insurrección, 'y viendo donde estamos ahora, podríamos aplicar el mismo tipo de estrategia a Afganistán', dijo Mullen. 'Creo que sería razonable para tener un impacto y luego poder reducir nuestra presencia'.

El jefe del Estado Mayor Conjunto también pidió una acción decisiva del presidente Hamid Karzai, que tras su 'reelección' se ha convertido en el socio inevitable de Washington, en erradicar la corrupción 'endémica' en su país y en llevar ante los tribunales a sus responsables.

La situación en el país se ha deteriorado de tal forma que Naciones Unidas anunció ayer que retiraba a gran parte de su personal desplegado en Kabul. La ONU dio la orden de evacuar a 600 empleados extranjeros, del millar que tiene normalmente, por motivos de seguridad.

El portavoz de la organización en Kabul, Aleem Siddiqui, indicó que algunos serán reubicados dentro del país y otros enviados a Dubai u otros países de la zona. Siddiqui precisó que la misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) dispone de unos 5.000 trabajadores, el 80% de ellos, afganos.

La ONU da orden de evacuar de Kabul a 600 de sus mil empleados

La medida se adoptó después de que el pasado 28 de octubre cinco empleados del organismo internacional perdieran la vida y otros nueve resultaran heridos en un atentado contra la casa de huéspedes en la que vivían en Kabul.

'No nos vamos a ningún sitio. Llevamos más de medio siglo en Afganistán y los programas continúan. Evidentemente, los recientes acontecimientos nos fuerzan a revisar la seguridad', aseguró Siddiqui.

En la sede de Naciones Unidas, la portavoz del organismo, Michele Montás, manifestó que los responsables de seguridad revisarían todos los aspectos relacionados con las medidas de protección con las que cuenta la organización mundial en el país asiático.

898 incidentes
Ocho bombas al día
Entre enero y julio se produjeron 898 incidentes, comparados con los 677 registrados en el mismo periodo del año pasado según los datos de Naciones Unidas. Durante los primeros siete meses se cometieron una media de ocho ataques con bomba cada día, un 60% más que el año anterior.

Ofensiva en Kabul
El enemigo controla el 50%
Según un mapa del Gobierno afgano del pasado agosto, casi la mitad del país estaba en riesgo de sufrir ataques de los extremistas o se encontraba “bajo control enemigo”. Los talibanes han conseguido llevar su ofensiva hasta las calles de Kabul. En lo que va de año han muerto 130 civiles en la capital afgana.

Más bajas cada mes
Miles de muertos civiles
Naciones Unidas asegura que hubo 1.500 bajas civiles entre enero y agosto de este año con una tendencia al aumento de muertes en los últimos meses.

Ataques a ONG
Seis meses de acoso
En los primeros seis meses del presente año hubo 75 ataques contra trabajadores de ONG y organizaciones caritativas, según la Oficina de Seguridad Nacional de Afganistán.