Público
Público

Perclorato no está ligado con problemas de tiroides en embarazo

Reuters

Por Amy Norton

La exposición cotidiana alperclorato, que es una sustancia química presente en el aguapotable y varios alimentos, no alteraría la función de latiroide en las embarazadas, según un nuevo estudio.

"Nuestros resultados son tranquilizadoras", dijo a ReutersHealth la doctora Elizabeth N. Pearce, de la Escuela deMedicina de la Boston University. "Aunque todas las embarazadasestudiadas estuvieron expuestas al perclorato, esto no estuvoasociado con alteraciones tiroideas", explicó.

El perclorato se usa para producir combustible paracohetes, fuegos artificiales y explosivos. A veces se encuentraen las impurezas de algunos productos industriales y deconsumo, como los limpiadores y blanqueadores.

Se encuentra también en bajas dosis en el agua potable y enalimentos como la leche, el trigo y varias frutas y verduras.Un estudio del Gobierno de Estados Unidos en el 2002 identificóperclorato en muestras de orina de 2.820 adultos.

En el organismo, niveles suficientemente altos deperclorato retrasan el transporte de iodo a la glándulatiroides, que produce una gran cantidad de hormonas reguladorasdel metabolismo y para lo cual necesita iodo.

Los médicos temen que la exposición al perclorato puedaalterar la función de la tiroides, un efecto que seríaparticularmente adverso en el embarazo, cuando el organismonecesita la cantidad adecuada de hormona tiroidea para eldesarrollo del cerebro fetal.

Un estudio en el 2006, realizado por los Centros para elControl y la Prevención de las Enfermedades (CDC, por sussiglas en ingles) reveló que, entre las mujeres con nivelesbajos de iodo, las que tenían concentraciones relativamente másaltas de perclorato en orina tenían menos hormonas tiroideas.

Pero en el nuevo estudio, los autores no hallaron unarelación entre los niveles de perclorato en orina y la funcióntiroidea en más de 1.600 embarazadas con deficiencia de iodo.

Sin embargo, Pearce sostuvo que aún se necesitan másestudios para probarlo. Actualmente, el equipo está estudiandosi la exposición cotidiana al perclorato tiene efectos en lalactancia y en los bebés.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA,por sus siglas en inglés) está analizando si debería regular elperclorato en el agua potable. Dos Estados, California yMassachusetts, ya aprobaron sus regulaciones.

"EPA y otras agencias reguladoras revisarán todos los datosdisponibles para determinar los niveles seguros de exposición",dijo Pearce.

El equipo analizó los resultados de test realizados a 1.641mujeres en Reino Unido e Italia que estaban en el primertrimestre del embarazo y que participaban en un estudio sobreel control de la función tiroidea.

Los test revelaron que 635 mujeres tenían bajos niveles dela hormona tiroidea, mientras que el resto tenía cifrasnormales. El equipo no halló una correlación entre elperclorato en las muestras de orina y los niveles de la hormonatiroidea.

Se desconoce por qué estos resultados son distintos a losdel estudio de los CDC, que incluyó principalmente mujeres noembarazadas. Para los autores, se necesitan más estudios paracomprenderlos.

FUENTE: Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism,online 28 de abril del 2010.

Más noticias de Política y Sociedad