Público
Público

Peter Zumthor, ganador del Premio Pritzker

Está considerado como el nobel de la arquitectura.

PAULA CORROTO / AGENCIAS

Un gran bloque de piedra y hormigón puede convertirse en una obra de arte. Mucho más si por dentro fluye el agua y por fuera respira la montaña, como ocurre en las termas de Vals, situadas en Graubünden, en los Alpes suizos. Los miembros del jurado del Premio Pritzker considerado el Nobel de arquitectura pensaron lo mismo ayer para otorgar el galardón de esta edición al suizo Peter Zumthor (Basilea, 1943), creador de este edificio arquitectónico en 1996, y considerado hoy en día una obra maestra. El premio será entregado el día 29 de mayo en Buenos Aires (Argentina).

"Zumthor tiene una gran habilidad para crear lugares que son mucho más que un simple edificio. Su arquitectura expresa respeto por la primacía del lugar", manifestó ayer el presidente del jurado, Lord Palumbo, para justificar un galardón que por segunda vez en toda su historia el Pritzker nació hace 30 años recae en un suizo.

Un arquitecto minimalista, capaz de crear el mayor impacto con el menor conjunto de significados. Así definía la revista Time en su versión on-line al creador del Museo Kulumba de Colonia (Alemania), terminado en 2007 a partir de la antigua iglesia St. Kolumba, destruida en la II Guerra Mundial. Riguroso y ascético eran otros de los adjetivos atribuidos, que casan bien con un arquitecto que parece disfrutar entre montañas, bosques, aire limpio, y al que le gusta la arquitectura clásica como, por ejemplo, las termas que recuerdan a los baños griegos a la modernidad. Por su estética, Time lo relacionaba directamente con el maestro también suizo Le Corbusier.

Para explicar su pensamiento artístico, Zumthor, que tiene varios libros publicados, escribió una vez: "La arquitectura contrarresta la pérdida de formas y significados y habla su propio lenguaje". Y crea su propio mundo y paisaje.

The New York Times hablaba ayer de Zumthor como un arquitecto alejado de las celebridades que siempre aparecen en las listas de los grandes proyectos mundiales. Sin embargo, también destacaba que es un creador muy prolífico y con un gran número de obras, principalmente en Centroeuropa. Él es el autor de la Topografía del Terror, el que iba a ser el centro de documentación sobre los horrores del nazismo en Berlín, construido sobre el edificio de la Gestapo. Tras su construcción parcial, en 2004 el Gobierno alemán decidió deternerlo y derribarlo.

Zumthor definía ayer al periódico norteamericano su trabajo "un poco como el de un escultor" que cree que la arquitectura se fundamenta en el espacio y los materiales utilizados.

El arquitecto, cuyo equipo forman 20 personas, estaba ayer muy contento por el premio recibido. "Es un reconocimiento maravilloso al trabajo que hemos hecho los últimos 20 años", manifestó.

Más noticias de Política y Sociedad