Público
Público

El petróleo pulveriza un récord tras otro mientras el dólar cae a mínimos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En medio de la crisis hipotecaria en EEUU, los precios del petróleo se dispararon esta semana, con récords nunca vistos en todos los mercados, liderados por el crudo de Texas que terminó firmemente instalado por encima de los 81 dólares el barril, mientras el dólar caía a mínimos históricos frente al euro.

La rebaja de los tipos de interés en EEUU, la suspensión de producción petrolífera en el Golfo de México por el temor al azote de tormentas y huracanes, y la creciente retórica bélica en el conflicto que enfrenta a Irán con las potencias occidentales, han dado un nuevo impulso a la carrera alcista de los precios del crudo. Especialmente la decisión de la Reserva Federal de EEUU de recortar en medio punto los tipos de interés para impulsar la economía afectada por la crisis hipotecaria, o de créditos de alto riesgo ('subprime'), incidió con fuerza en los mercados petroleros.

Por un lado, al mejorar esa decisión las expectativas sobre la coyuntura, también logra lo mismo hacia el consumo energético, y fortalece así las previsiones de que la demanda de 'oro negro' seguirá siendo vigorosa a pesar de sus altos precios. Por otra parte, la rebaja decidida por la Reserva Federal causó de inmediato una caída del valor del dólar frente al euro, y el debilitamiento de la moneda europea ha empujado a muchos especuladores financieros a invertir en el petróleo, entre otros.

Culpable, la especulación 

'Actualmente entre 10 y 15 dólares del precio de un barril de petróleo puede explicarse fácilmente por la especulación', señala la consultora PVM en un análisis difundido en Viena. '80,57 - 81,51 - 81,93 - 83,32', estas cifras son, en dólares, los récords históricos nunca antes vistos del precio del barril del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) - referencia en Estados Unidos- para entrega en octubre, al cierre del lunes, martes, miércoles, y jueves, respectivamente, en el mercado de futuros de Nueva York.

Tras expirar el jueves esos contratos, el barril del WTI para entrega en noviembre -el que pasó a ser la referencia- terminó la semana en 81,62 dólares, con una caída de 16 centavos frente al valor de la jornada anterior. En Londres, el barril del crudo Brent para entrega en noviembre, la referencia para Europa, batió ayer un nuevo récord histórico tanto en su precio del cierre, de 79,30 dólares, como en su valor intradía, pues durante la sesión llegó a pagarse a 79,94 dólares. Respecto al viernes anterior, el Brent se encareció así en más de tres dólares, equivalentes a un 4 por ciento.

Y el barril usado como referencia por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) encadenó tres máximos históricos hasta situarse el jueves en los 75,78 dólares, tras rebasar la jornada anterior los 75 dólares por primera vez en su historia.

El euro protege a Europa 

Frente a los valores de principios de año, este barril se encareció en cerca de 25 dólares, un 50 por ciento, si bien para los europeos la subida es menos dolorosa debido a la fortaleza del euro frente al dólar, ya que el crudo cotiza en la moneda estadounidense. La divisa europea rompió ayer por primera vez la cota de 1,41 dólares y llegó a venderse al récord de 1,4122 dólares en Fráncfort, antes de moderarse hasta los 1,4091 dólares al cierre de los mercados bursátiles en Nueva York.

'Parecería' que los precios del petróleo 'se están ajustando' a la caída del dólar, reconoció el pasado día 13 en Viena el kuwaití Hasan M. Qabazard, responsable de investigación de la OPEP, al resaltar la coincidencia, frecuente en los últimos años, de máximos del petróleo con valores mínimos del dólar frente al euro.

Varios responsables de la OPEP recordaron que la devaluación de la moneda estadounidense daña seriamente la economía de los países miembros, dependiente en alto grado de sus exportaciones petroleras, pues reduce significativamente el poder adquisitivo de sus ingresos, sobre todo para aquellos que importan mucho de Europa.

Pese a ello, el sector está a la expectativa de ver si el grupo de doce países que controlan juntos cerca del 40 por ciento de la producción mundial de crudo, decide un aumento de su oferta, ulterior al pactado ya el día 11 en Viena, que eleva el bombeo en 500.000 barriles diarios a partir del 1 de noviembre.

Más noticias en Política y Sociedad