Público
Público

Piden seis años de cárcel para 15 neonazis que organizaban conciertos racistas

La Fiscalía les imputa también los delitos de asociación ilícita y tenencia de armas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía pedirá penas de entre tres a seis años de prisión por los delitos de asociación ilícita y tenencia de armas para quince miembros del grupo neonazi Hammerskin-España que, entre otras actividades, organizaba conciertos en los que se incitaba al odio racial y a la violencia.

Los integrantes de Hammerskin-España que se sentarán en el banquillo durante el juicio que se celebrará a partir de este lunes en la Audiencia Provincial de Madrid, también eran miembros reconocidos de grupos violentos como Ultrasur y Brigadas Blanquiazules, y ya habían protagonizado numerosas agresiones.

En los domicilios de los cabezas-rapadas, uno de ellos militar profesional, las fuerzas de seguridad se incautaron de puños americanos, navajas, hachas, bates de béisbol, pistolas de aire comprimido y de fogueo, sprays de defensa y pasamontañas.

Los agentes también encontraron diverso material con simbología nazi, banderas con esvásticas, documentación antisemita y películas que enaltecen las figuras de Adolf Hitler y Benito Mussolini.

Desde el año 2000 Hammerskin-España había organizado diversos conciertos en la Comunidad de Madrid de grupos neonazis como Reconquista, Batallón de Castigo y Reyerta.

Varios de estos conciertos se celebraron coincidiendo con la conmemoración del 20-N y en ellos podían escucharse letras que defienden la supremacía de la raza blanca y promueven a la discriminación, el odio y la violencia hacia determinados colectivos.

La organización editaba además las revistas El Martillo y Extremo, y se financiaba a través de los conciertos de Hatecore (Rock del odio) o RAC (Rock contra el Comunismo), la venta de discos o la grabación de canciones de los grupos musicales afines.

En su escrito de acusación, el fiscal considera probado que la organización tenía como finalidad incitar a la violencia, la xenofobia, la homofobia y el antisemitismo, buscando la primacía de la raza blanca sin mestizaje y exaltando el odio y la discriminación racial.

El grupo Hammerskin-España fue desmantelado en febrero de 2003 a partir de la operación Puñal desarrollada por la Guardia Civil en las provincias de Madrid, Barcelona, Valencia y Guadalajara a raíz de diversos ataques racistas que tuvieron lugar en la Universidad Complutense y en varias localidades madrileñas en los meses anteriores.

Cuando fueron arrestados, los quince miembros de Hammerskin-España sumaban ya medio centenar de detenciones por su presunta implicación en diversos delitos.