Público
Público

Piñera empieza a preparar su Gobierno con un Parlamento de mayoría opositora

EFE

El presidente electo de Chile, el empresario Sebastián Piñera, trabaja desde hoy en la conformación de su equipo de Gobierno, cuya capacidad negociadora será clave para alcanzar acuerdos en un Parlamento de mayoría opositora.

Por ello, tras su victoria electoral, que supuso la vuelta al poder de la derecha chilena por la vía democrática desde 1958, anunció un "Gobierno de unidad nacional" e invocó la política de acuerdos que en los noventa permitió alcanzar consensos en materia legislativa.

La posibilidad de revivir esa política de acuerdos entre la Concertación por la Democracia y la derecha chilena dependerá de la capacidad de negociación de la persona que ocupe el Ministerio de la Presidencia, un puesto clave ya que es el enlace entre el Ejecutivo y el Legislativo.

Fuentes de la coalición derechista han mencionado como posible titular del cargo al economista Cristián Larroulet, quien declaró hoy a los medios locales que el Gobierno de Piñera "no será de derecha".

Tras los comicios parlamentarios de diciembre, la Concertación tendrá mayoría de 19 asientos contra 16 en el Senado, mientras que en la Cámara de Diputados la derecha tendrá 58 escaños, contra 54 de la Concertación.

Pero habrá también tres diputados comunistas, tres del Partido Regionalista (PRI) y dos independientes que serán claves a la hora de negociar los proyectos, según dijo a Efe el analista Santiago Escobar.

Los proyectos del presidente electo apuntarán, según ha dicho, a crear un millón de empleos, mejorar la administración de la Justicia y perfeccionar las políticas educativas, de Vivienda y Salud e incrementar el crecimiento económico, entre otros objetivos.

Piñera, quien se ha mostrado conciliador tras su victoria, aseguró que hará un Gobierno "con los mejores, los más preparados, los más honestos y con mayor vocación de servicio público" y prometió "fortalecer y ampliar" la red de protección social desarrollada por Michelle Bachelet.

Estas expresiones, según analistas, refuerzan la impresión de que el próximo Gobierno chileno evitará la confrontación.

Piñera obtuvo el 53,60% de los votos, con 3,21 puntos de ventaja sobre el candidato oficialista, Eduardo Frei, quien alcanzó el 48,39%, según el último cómputo electoral difundido este lunes.

Por otro lado, el presidente electo sostuvo en su primer día reuniones con diversas autoridades chilenas, incluida la mandataria Michelle Bachelet, con quien conversó durante unos 40 minutos.

La mandataria se retiró en silencio de la reunión en la casa del empresario, pero más tarde, en La Moneda, dijo que había invitado a su sucesor a la Cumbre del Grupo de Río que se celebrará el próximo 21 de febrero en Cancún (México), en la que Chile recibirá la presidencia pro témpore de esa instancia.

"He invitado a Sebastián Piñera que me acompañe a la Cumbre de Río, donde tendrá la oportunidad de interactuar y ser presentado a los mandatarios de la región", dijo Bachelet, quien reiteró su intención de gobernar "hasta el último día".

Piñara también se reunió hoy con los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados y con las autoridades religiosas.

El presidente electo también ha recibido varios mensajes de felicitaciones de los gobernantes de la mayoría de los países latinoamericanos y europeos, entre ellos del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Por otra parte, los dirigentes de la Concertación aún masticaban hoy el proceso electoral que terminó con un ciclo de 20 años en el poder, con distintas interpretaciones y tardíos reconocimientos de errores.

Mientras el ex presidente Ricardo Lagos proclamaba que la coalición de centroizquierda sale de La Moneda "con la frente en alto", su hijo del mismo nombre, elegido senador el pasado 13 de diciembre, afirmaba que la elección "no la ganó la derecha, sino que la perdió la Concertación".

Más de medio centenar de jóvenes ocuparon durante la madrugada la sede de la Democracia Cristiana (DC) para exigir la renuncia de su presidente, Juan Carlos Latorre, y de su homólogo socialista, Camilo Escalona, a quienes consideran culpables de la derrota.

Latorre admitió hoy que la coalición "no estuvo a la altura", pero eludió un pronunciamiento sobre un eventual paso al costado antes de marzo, cuando la DC celebrará una reunión nacional.

En tanto, el diputado Marcelo Díaz anunció su intención de presidir el Partido Socialista (PS) y dijo que la dimisión de la actual directiva debería concretarse el próximo sábado.

"La renuncia de toda la mesa del PS, es un requisito, una condición indispensable para construir un partido acorde a los tiempos", dijo.

Más noticias de Política y Sociedad