Público
Público

Piqueteros oficialistas expulsan a los manifestantes de la emblemática Plaza de Mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Grupos de piqueteros peronistas afines al Gobierno de Cristina Fernández se enfrentaron esta noche en Buenos Aires a manifestantes que protestaban contra la política gubernamental y les expulsaron de la emblemática Plaza de Mayo, donde se había concentrado el grueso de la protesta.

Los piqueteros, liderados por el peronista Luis D'Elía, titular de la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat, y el Movimiento Evita, encabezado por Emilio Pérsico, salieron al paso de miles de manifestantes en la Avenida de Mayo, a unos cientos de metros de la Plaza de Mayo y de la Casa de Gobierno.

A pesar de que la protesta vecinal había comenzado varias horas antes y de que los piqueteros oficialistas habían anunciado su intención de acudir a la Plaza para enfrentarse a los manifestantes, la policía no hizo acto de presencia y los pocos efectivos que se encontraban en la zona actuaron como espectadores de lujo parapetados tras las vallas de seguridad que rodean a la Casa de Gobierno.

Ante el avance piquetero, los vecinos terminaron por desalojar la Plaza de Mayo para evitar enfrentamientos graves.

"No vamos a permitir que avance el golpismo rural. No vamos a aceptar que bajen al gobierno democrático de Cristina. Vamos a disolver el golpe de Barrio Norte y Recoleta", afirmó D' Elía, en alusión a los barrios residenciales bonaerenses donde se inició esta noche el primer "cacerolazo" contra el gobierno de Fernández.

"Entendemos que hay que construir una democracia equitativa donde los que más tienen, como son los señores de la sociedad rural, son los que más impuestos tienen que pagar. A la sociedad rural sin piedad, no 44 por ciento, 60 por ciento de retenciones", agregó D' Elía, ex funcionario del gobierno de Néstor Kirchner, esposo de Cristina Fernández y su antecesor en el cargo.

Varios miles de personas salieron esta noche a las calles en Buenos Aires y de las principales ciudades del país golpeando cacerolas y sartenes para secundar la protesta contra la presidenta, unas horas después de que anunciara que no negociará con los productores agropecuarios, en huelga desde hace dos semanas en protesta por el aumento de los impuestos a la exportación.

La protesta se sucedió en zonas céntricas de la capital, como los residenciales Barrio Norte, la Recoleta, Palermo, el popular Congreso y la Plaza de Mayo, y alcanzó las puertas de la Quinta de Olivos, la residencia presidencial, en las afueras de la capital.

Las movilizaciones se extendieron a algunas de las principales ciudades del interior del país, como Córdoba, Rosario, Tucumán y Mar del Plata.