Público
Público

Piratas somalíes piden 1,5 millones de dólares por liberar al capitán estadounidense

Amenazan con matar a Richard Phillips, quien intentó fugarse tirándose al agua, si se produce una acción militar para rescatarle

EFE

Los piratas que tienen secuestrado en un bote salvavidas frente a las costas de Somalia al capitán estadounidense Richard Phillips reclaman 1,5 millones de dólares por liberarle y amenazan con matarle si se produce una acción militar para rescatarle, según dijo hoy a Efe su portavoz.

El portavoz de los piratas, Qorane Yool, dijo por teléfono desde el pequeño puerto de Elhur, en la región norteña somalí de Puntlandia, que "somos capaces de defender a nuestros compañeros y cualquier acción militar llevará a la muerte del capitán" del carguero de bandera estadounidense Maersk Alabama.

Yool confirmó que Phillips "trató de escapar, pero no pudo hacerlo", lo que coincide con informaciones difundidas por medios de EE UU, que señalaron que el capitán se arrojó al agua, pero que la tripulación del destructor estadounidense Brainbridge, que está en las inmediaciones, no pudo reaccionar a tiempo para rescatarle.

"El barco de guerra estadounidense debe dejar la zona y permitir a uno de nuestros barcos recoger a nuestros compañero y al capitán en alta mar y llevarlos hasta la costa; además, la compañía armadora del Maersk Alabama debe pagar un rescate de millón y medio de dólares", recalcó Yool.

Pese a la seguridad de Yool, entre los piratas de la costa de Puntlandia, que en los últimos años se han convertido en el mayor peligro para la navegación comercial internacional, existe nerviosismo por el aumento de unidades de la Armada de Estados Unidos en el área con todo tipo de medios militares.

Cuatro piratas armados tienen secuestrado en un bote salvavidas, a 250 millas (450 kilómetros) de la costa somalí, al capitán Phillips, al que consiguieron llevarse con ellos cuando los 21 tripulantes del carguero de bandera estadounidense y propiedad danesa Maersk Alabama les hicieron huir, después de que abordaran el buque el pasado miércoles.

El destructor estadounidense Brainbridge, una de las unidades de la flota internacional que vigila la zona para tratar de evitar acciones de piratería, con una tripulación de medio centenar de oficiales y unos 500 marinos, se encuentra en las inmediaciones y vigila el bote salvavidas donde están los piratas y su rehén.

El Maersk Alabama, con el resto de tripulantes, que se encuentran a salvo, se dirige al puerto de Mombasa, desde donde al parecer serán repatriados a Estados Unidos. A la zona también se ha desplazado un equipo de expertos en la negociación con secuestradores y el rescate de rehenes del FBI.

Más noticias de Política y Sociedad