Público
Público

Los planes de Magna podrían suponer perdida de 1.600 empleos en Figueruelas

EFE

Los planes que baraja Magna, la multinacional que ha llegado a un preacuerdo para la toma de control del negocio europeo de General Motors (GM), podrían implicar un recorte de 1.600 empleos en la factoría de Figueruelas (Zaragoza), donde trabajan unas 7.500 personas.

Así lo ha dicho el secretario general de UGT en la fábrica zaragozana, Pedro Bona, quien ha apuntado que Magna prevé un volumen de producción para Figueruelas de 320.000 unidades, lo que supone 130.000 menos de su capacidad.

Figueruelas tiene precisamente una previsión de producción para este año de 320.000 unidades, lo que ha implicado la aplicación de dos expedientes de regulación de empleo, uno para 600 puestos de trabajo durante un año y el otro para la totalidad de la plantilla durante 17 días.

Además, este último, del que sólo queda pendiente la fijación de un día de paro, podría ser ampliado próximamente, ha advertido el representante sindical, quien ha asistido hoy al congreso regional de UGT-Aragón, inaugurado por el secretario general de la central, Cándido Méndez.

Bona ha admitido que la propuesta de Magna es "preocupante", pero ha subrayado que no es definitiva, y que, además de esta multinacional canadiense-austríaca, hay otros posibles inversores que podrían entrar en GM, como la italiana Fiat, el fondo de inversión estadounidense Rippelwood, el grupo chino participado por Daimler Beijing Automotive (BAIC), y "algún otro más".

Magna, que expuso sus previsiones a los sindicatos de GM Europa el pasado martes en una reunión en Alemania, presentará sus planes definitivos antes del 15 de julio para tratar de llegar a un acuerdo con los trabajadores y la dirección para el cierre definitivo de la operación.

Bona, quien hoy ha convocado al Comité de Empresa de Figueruelas para estudiar el contenido de la reunión con Magna, ha recordado que el fabricante de componentes prevé la supresión de entre 10.000 y 11.000 puestos de trabajo, del total de 52.000 que tiene GM Europa, y ha asegurado que "todas las plantas están afectadas" por la reestructuración.

Además del recorte de empleo, Magna presentó a los sindicatos un plan de ahorro de 1.750 millones de dólares (unos 1.300 millones de euros) en el periodo 2010-2014, lo que, a su juicio, se podría traducir en rebajas salariales y de jornada laboral.

El secretario general de UGT en Figueruelas ha explicado que los sindicatos han respondido a Magna que están dispuestos a negociar un plan de ahorro, pero antes quieren conocer el proyecto industrial para el negocio de GM en Europa, compuesto por nueve plantas de componentes bajo la marca Opel, además de varias de componentes.

Todas las partes implicadas en la negociación tienen una "papeleta muy difícil" y ha advertido de que la retirada de Magna es un "riesgo tremendo" para el futuro de la multinacional.

Bona ha apuntado que, en las próximas semanas, podrá "saltar la convocatoria de nuevas reuniones en cualquier momento" por parte de la dirección de GM o de Magna para informar sobre el desarrollo de las negociaciones.

No obstante, ha insistido en que GM tiene "otros candidatos" con los que mantiene contactos de manera paralela, por lo que no puede descartarse la aparición de nuevos inversores.

Más noticias de Política y Sociedad