Público
Público

El policía ahogado al intentar rescatar a dos bañistas recibe la Medalla de Oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El policía nacional fallecido ayer cuando intentaba rescatar a dos bañistas en apuros en una playa de Cádiz, Carlos Calderón Arias, ha recibido hoy la Medalla de Oro al Mérito Policial a título póstumo de manos del secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa.

En el acto, Ulloa ha dicho del agente que ha demostrado "ejemplaridad" en el cumplimiento de sus funciones hasta "alcanzar el carácter de lo heroico" y "entrar en la memoria del Cuerpo Nacional de Policía".

Ulloa ha destacado además, en declaraciones a los periodistas, que este "ejemplo" se produce en la actual "crisis de valores" y que el agente fallecido ha mostrado una "jerarquía de valores" donde la "prioridad" está en los demás.

En este sentido, el secretario de Estado de Seguridad ha añadido que "hay que ir más allá de la fatalidad" y "sacar conclusiones positivas" con su ejemplo.

Por su parte, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha dicho que se trataba de un policía "de los pies a la cabeza, vocacional, de los que no se quitan el uniforme", y que por ello ha llevado "hasta el extremo" el servicio a los demás.

Además, Cosidó ha destacado la unanimidad de la Junta de Gobierno del Cuerpo Nacional de Policía a la hora de imponer esta condecoración al agente fallecido, así como la juventud -33 años- y la "entrega" y "voluntad de sacrificio" del agente.

Al homenaje, que se ha celebrado en la Jefatura Superior de la Policía en Sevilla, han acudido su esposa y otros familiares y compañeros del cuerpo y de la Policía Local y la Guardia Civil.

Carlos Calderón, que estaba destinado en la comisaría de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), estaba libre de servicio y se encontraba con su mujer en la playa de El Palmar, en Vejer de la Frontera (Cádiz), cuando se arrojó al mar para auxiliar a dos bañistas, uno de nacionalidad irlandesa y el otro francés, que se encontraban en peligro en una zona conocida por sus fuertes corrientes.

Horas después fue localizado su cuerpo sin vida a unos 400 metros del lugar donde se le vio por última vez.