Público
Público

Polonia rechaza el escudo antimisiles de EEUU

Varsovia considera insuficiente la oferta de Washington para instalar bases interceptoras en suelo polaco

 

PÚBLICO

El primer ministro polaco dio ayer calabazas a Estados Unidos. Donald Tusk rechazó ayer el proyecto del Pentágono de instalar en suelo polaco diez bases interceptoras que formarían parte del sistema de escudo antimisiles que Washington pretende establecer en Europa del Este.

El objetivo de las negociaciones es mejorar la seguridad de nuestro país. También hemos acordado que es fundamental mantener nuestra alianza con Estados Unidos, que ha sido y seguirá siendo nuestro aliado estratégico, dijo Tusk tras estudiar la última propuesta de losestadounidenses.

Las conversaciones continuarán, afirmó ayer Gordon Johndroe en nombre de la Casa Blanca. Se desconocen los detalles de la oferta de EEUU, pero Tusk dijo que incluían la instalación en suelo polaco de los misiles Patriot (tierra-aire), durante un año.

Estamos listos para aceptar propuestas del lado americano que incluyan nuestra petición de mejorar nuestra seguridad. Necesitamos elementos como los misiles Patriot en el territorio polaco, pero no sólo durante un año, dijo Tusk.

Durante los últimos meses de negociaciones, el Gobierno de centroderecha polaco había pedido miles de millones de dólares para mejorar sus defensas antiaéreas a cambio de albergar en su territorio diez bases interceptorasde misiles.

Conversación con Cheney

El primer ministro mantuvo en la noche del jueves una conversación de 40 minutos con el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, quien intentó convencer al mandatario polaco de la conveniencia de que Polonia se convierta en una de las sedes de este escudo antimisiles. La idea es rechazada por la inmensa mayoría de los ciudadanos polacos.

Las exigencias de Varsovia resultan ser demasiado altas para EEUU, que no está dispuesto a sufragar la modernización de las Fuerzas Armadas polacas que, además de los Patriot, también demandan nuevos aviones de combate.

Polonia es uno de los más firmes aliados de Washington en la región y tiene tropas desplegadas en Irak y Afganistán.

Se espera que el presidente polaco, Lech Kaczynski, mucho más a la derecha que el Gobierno de Tusk y firme partidario de la instalación del sistema de defensa, aumente sus ataques contra el Ejecutivo.

El Gobierno de la República Checa aceptó la instalación en su territorio de una base de radares destinada a seguir la trayectoria de los misiles enemigos. El Parlamento checo tiene que aprobar la medida.

Rusia ha condenado el plan estadounidense por considerarlo una amenaza para su seguridad. Moscú dijo que apuntaría sus misiles hacia Polonia y la República Checa si se completaba la instalación del escudo antimisiles.

Más noticias de Política y Sociedad