Público
Público

El Popular no acudirá a la ayuda europea a la banca española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, ha asegurado hoy que el crédito concedido el sábado a España para sanear su sistema financiero, al que la entidad no tiene previsto acudir, debería dar "tranquilidad a los mercados, a los depositantes y a los accionistas".

En su discurso ante la Junta General de Accionistas, Ron dejó entrever, sin decirlo explícitamente, que la entidad que preside no va a solicitar estas ayudas a la banca española, que podrán ascender hasta 100.000 millones de euros y que se inyectarán a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Asimismo, se refirió al plan de negocio del Banco Popular para 2012 y 2013, que prevén cumplir en dos años "y sin ayudas públicas" y que les permitirá elevar la cobertura de los préstamos inmobiliarios -incluidos los sanos- hasta el 43 %.

Con esto, la entidad podrá cumplir "con los cambiantes requerimientos de capital vigentes hoy", tanto europeos (EBA) como españoles, relativos al capital principal, dijo Ron.

En cuanto al crédito europeo a la banca, Ron recordó que "el Gobierno centra las principales necesidades de capital en un 30 % del sector financiero, que ya ha recibido ayudas públicas", y afirmó que "deberíamos haber empezado el proceso por esto, sin contaminar a las entidades sanas".

La "ultimísima fase de la crisis ha tenido como detonante la situación de una entidad grande -en alusión a Bankia- y a sus enormes necesidades de capital y la aparente incapacidad para abordarla por sus propios medios".

"Ahora lo que pedimos es que se acabe cuanto antes con la incertidumbre generada por la valoración independiente" del sector financiero, en alusión a los informes que deberán presentar en breve las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger.

Sobre la petición de apoyo financiero, Ron explicó que la cifra solicitada y la modalidad de financiación adoptada -que excluye según el Gobierno, cualquier condicionalidad adicional para el país, tanto en términos de nuevas reformas, como de ajustes fiscales u otros de carácter macroeconómico-, debería tranquilizar al mercado.

También se quejó Ron de la fuerte influencia que ejercen en el mercado "las percepciones y quienes contribuyen a crearlas" mediante "eslóganes e informaciones poco cualificadas", que "caen en estereotipos o en caricaturas poco acordes con la realidad objetiva".

"Es preciso reconocer que la imagen y el crédito de España atraviesan un momento muy bajo, y ello se refleja en que el foco de la atención mundial está puesto en nuestro país, cuando habría que mirar con la misma o mayor atención -y preocupación- a otros de nuestra misma zona económica", dijo.

"Sólo el trabajo serio y la actuación coordinada de gobiernos e instituciones puede ayudar a salir de la crisis sin alargarla innecesaria y dolorosamente", aseguró Ron.

Y en este contexto, "es vital que se cuide el crédito a las pequeñas y medianas empresas, a las microempresas, a los emprendedores y a las familias".

Por ello, si a estas carteras crediticias se les exigen "elevadas provisiones" por pérdidas no incurridas "se estarán desincentivando la financiación de la economía productiva" y se dificultará aún más la recuperación económica, dijo en referencia a la posible ampliación de las exigencias de provisiones a la banca sobre créditos al corriente de pago.

Ron se felicitó, asimismo, por la trayectoria de la entidad en 2011, con un beneficio de 480 millones de euros, 65.000 nuevos clientes y unos márgenes de solvencia superiores a lo que exige la autoridad regulatoria europea, con un capital principal del 9,84 % en el primer trimestre de 2012.

"Son, sin duda, momentos duros. Momentos para afrontar nuevos retos y transformarlos en grandes oportunidades", dijo Ron, que dejó claro que la entidad cree en España y asume su "papel de liderazgo en la reconfiguración del sector".

"Es el momento de crecer con prudencia, de aprovechar las oportunidades para hacernos más fuertes y solventes".