Público
Público

El PP aumenta su ventaja ante el 7-J

Los conservadores elevan a 2,3 puntos su diferencia frente al PSOE. Los socialistas suben, sin embargo, ocho décimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la crisis galopando y el paro por encima de los cuatro millones, el PSOE no termina de ver la luz al final del túnel. Al contrario. La ventaja que el mes pasado consiguió el Partido Popular en estimación de voto se amplía. Si mañana se celebraran elecciones generales, Rajoy vencería por 2,3 puntos, casi un punto más que en marzo.

Los conservadores se distancian a pesar de que el PSOE consigue un ligero repunte. Las ocho décimas que crecen los de Zapatero no sirven para compensar los 1,6 puntos que consiguen mejorar los conservadores.

El dato resulta aún más descorazonador para los socialistas sólo dos meses después de perder el gobierno gallego y con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina. En lo que va de año, los de Rajoy han protagonizado un brusco vuelco electoral. Desde que en enero el PSOE firmara su mejor resultado del último año y medio (3,5 puntos de diferencia), los conservadores no dejan de crecer. En sólo tres meses, han recuperado 5,5 puntos y marcan ya su mejor resultado desde que hay datos. Sus expectativas superan por segundo mes consecutivo los datos que en marzo de 2008 les valieron 154 escaños.

El impulso del PP deja sin efecto el pequeño repunte del PSOE. Tras la caída de marzo, los socialistas recuperan ocho décimas. El incremento no le permite ni siquiera recuperar el 40,2% que lograron en enero. Se quedan ligeramente por detrás, en un 40% del voto estimado.

Algo parecido ocurre respecto a la intención directa de voto. Los socialistas crecen, pero a un ritmo mucho menor que el PP. A pesar de ello, los conservadores siguen a la zaga del PSOE. La mayor cantidad de voto oculto entre las filas de la derecha les sitúa a dos puntos de los de Zapatero.

Frente al ascenso de los dos grandes partidos nacionales, el tercero, Izquierda Unida, cae en picado. Después de medio año escalando porcentajes de voto, en abril repite los resultados de las últimas generales, un 3,8%. En aquella ocasión, la coalición sólo pudo renovar el acta de dos de los cinco diputados que había logrado en 2004.

Sin alcanzar los niveles de la coalición de Cayo Lara, UPyD también sufre una ligera caída. La formación de Rosa Díez pierde dos décimas hasta el 3,5% y se mantiene como cuarta fuerza política a poca distancia de IU.

Entre los nacionalistas, pocos cambios. Los dos grandes derrotados en las autonómicas de marzo, BNG y PNV, consiguen algo de consuelo. Crecen una décima hasta el 0,6% y el 1,1% del voto estimado, respectivamente.

En Catalunya, una de cal y otra de arena. Mientras que los republicanos remontan una décima (consiguen un 1,1%), CiU cae cuatro. La federación catalana consigue un 2,8% de las papeletas y vuelve a instalarse en niveles por debajo de sus resultados de 2008.

La recuperación del PP no se extiende a la valoración individual de su líder. El presidente de Gobierno crece una décima y rompe el empate que en marzo sostenía con Mariano Rajoy. Este sigue clavado en la misma puntuación que el mes pasado, un 4,4. Por encima de ambos, sigue destacada la dirigente de UPyD. Rosa Díez sube una décima hasta rozar el cinco y mantiene la distancia de medio punto respecto a José Luis Rodríguez Zapatero.

Por debajo del trío inicial, sigue liderando al resto el presidente de CiU, Artur Mas, que consolida el 4,2 del mes pasado. Por detrás de él, crece ligeramente Cayo Lara. El descalabro de su partido no le afecta y sube hasta conseguir un 3,9. Además, Lara da un salto importante. El mes pasado, le reconocía sólo el 24% del electorado. Hoy, es el 82%. Le releva como el líder más desconocido Joan Puigcercòs que, pese a ello, crece dos décimas en valoración.

Ibarretxe, por su parte, paga la derrota del 1-M. Baja hasta el 2,8 y en dos meses acumula cuatro décimas de caída.

 

Más noticias en Política y Sociedad