Público
Público

El PP aventaja al PSOE en cuatro puntos

Los socialistas recortan mínimamente la distancia con los conservadores. IU y las coaliciones nacionalistas retroceden

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las estimaciones sobre las elecciones europeas siguen sin ser nada halagüeñas para el PSOE. De celebrarse mañana, las perdería con claridad. El goteo de imputaciones por la trama Gürtel no acaba de afectar al PP, que mantiene una ventaja significativa, de cuatro puntos, frente a los socialistas. Los conservadores remontan medio punto respecto a marzo y recaban ya el apoyo del 44% de los votantes. Aún mayor es el salto comparado con los resultados de las europeas de 2004. Desde entonces, el PP ha crecido 2,6 puntos en estimación de voto.

Los socialistas, aunque muy por detrás, consiguen zafarse ligeramente del voto de castigo que les atenaza. Suben un punto respecto al anterior Publiscopio y consiguen recortar en medio la diferencia que les separa del PP. Un 40% de los encuestados darían en esta ocasión su voto al PSOE. El incremento de los dos últimos meses no oculta el descalabro que suponen los datos respecto a las elecciones de 2004. El desgaste de la crisis económica le cuesta al PSOE 3,3 puntos.

Aunque tímido, el incremento podría servir al PSOE para maquillar el resultado. En este momento, siguen bailando dos de los 50 escaños. En caso de que alguno de ellos cayera en el lado socialista, el PSOE sólo perdería tres eurodiputados respecto a 2004. Si, además, el otro no fuese a parar a las filas del PP, los socialistas se quedarían a sólo uno de los conservadores, todo un éxito teniendo en cuenta las encuestas publicadas hasta ahora.

Por el contrario, si los socialistas no consiguen el escaño en juego, verían al PP alejarse. Los conservadores conseguirían 24 diputados, frente a los 21 del partido que sustenta al Gobierno. Pese a repartirse cuatro actas menos que en 2004, el PP conservaría las mismas que hace cinco años, mientras que el PSOE perdería cuatro.

En todo caso, los votantes tienen cada vez más claro que será el PP quien salga vencedor el 7-J. Casi el 30% de los encuestados vaticina un triunfo conservador, mientras que sólo el 18,3% confía en una victoria socialista.

Pero la lucha no se limita a los dos principales partidos. También por detrás hay cambios sustanciales. IU sufre una caída de 1,4 puntos y pierde uno de los dos diputados que tiene en el Europarlamento .

Por su parte, tanto Europa de los Pueblos (plataforma que aglutina a ERC, BNG, Aralar, Los Verdes, EA, la Chunta y Entesa per Mallorca) como Coalición Europea (CiU, PNV y CC) retroceden. Aunque es la segunda la que más pierde, ocho décimas hasta situarse en un 4% de los apoyos, es la única que sufre las consecuencias. Un pequeño retroceso de tres décimas, hasta situarse en el 1,6%, hace que pierda el único escaño que le daban las encuestas. El gran beneficiado de todos estos movimientos es la formación de Rosa Díez. En el estreno europeo de UPyD, su candidatura, liderada por Francisco Sosa Wagner, pelea por un segundo escaño con PP y PSOE.

Las tendencias electorales se reflejan claramente en la intención declarada de voto. Como siempre, parte del sufragio del PP se oculta, por lo que los socialistas siguen liderando este apartado. Confiesa que votará a los socialistas el 21,4% de los encuestados, frente a un 19,3% que reconoce que apoyará al PP. Sigue existiendo un extenso grupo de indecisos. El 32,3% afirma no saber todavía el sentido de su voto y el 15,7% afirma que optará por la abstención, el voto nulo o el voto en blanco.

Precisamente, la movilización es el problema al que se enfrentan ambos partidos. Hasta el momento, casi un tercio de los votantes del PSOE en las pasadas generales y algo más de la cuarta parte de los conservadores sigue sin saber el sentido de su voto.

El alto número de indecisos provoca unos niveles de fidelidad muy bajos. Sólo un 64% de quienes respaldaron en 2008 al PP, seis puntos menos que en marzo, votarán a su candidato, Mayor Oreja.

Peores son las cifras de PSOE e IU. El 52% de sus votantes volverá a respaldar a los socialistas mientras que sólo votará la lista de la coalición el 37% de los suyos. La formación de Cayo Lara sufre, además, una sangría de votos hacía el PSOE: 13 de cada 100 votantes de IU apoyarán esta vez la candidatura socialista.

Otra de las guerras que parece ganar el candidato del PP es el nivel de notoriedad. Un 79% de los encuestados reconoce a Jaime Mayor Oreja mientras que sólo el 41% identifica al socialista Juan Fernando López Aguilar. Por debajo de ellos, los candidatos son perfectos desconocidos. Sólo Willy Meyer supera por los pelos el 10% de notoriedad.

Más igualada está la valoración. En esta ocasión lidera el listado el candidato socialista, a dos décimas del conservador. Por debajo, pero también con un aprobado, se sitúan los candidatos de Coalición Europea y Europa de los Pueblos, Ramón Tremosa y Oriol Junqueras. Sólo suspenden y por unas pocas décimas, dos candidatos: Francisco Sosa de UPyD y Willy Mayer de IU.