Público
Público

El presidente de Georgia no dimitirá tras las protestas de la oposición

Saakashvili llama a la oposición a dialogar: "Dar un ultimátum es muy fácil. Es difícil trabajar conjuntamente"

EFE

El presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, dio hoy a entender que no tiene intención de dimitir y que completará su segundo mandato, que expira en 2013, al tiempo que llamó a la oposición a dialogar.

"Dar un ultimátum es muy fácil. Es difícil trabajar conjuntamente. Es difícil olvidar las ofensas y escucharse mutuamente. En las condiciones difíciles que vive el país, no hay alternativa al diálogo. Debemos compartir responsabilidades para proteger a nuestro país", declaró.

Agregó que "el Gobierno consolidado y eficiente de Georgia está dispuesto a dialogar con todas las fuerzas políticas".

En cuanto a las protestas llevadas a cabo la víspera en Tiflis en la que se exigía su dimisión, indicó que manifestarse es un derecho democrático de los georgianos.

"Tanto las autoridades como los ciudadanos han demostrado su madurez política. Nuestra democracia está en constante desarrollo", afirmó el presidente, quien agregó que para él es importante la opinión de todas y cada una de las personas que expresan su descontento.

El jefe de Estado señaló que entiende que el país tiene grandes necesidades que han agravado la división, que provocan el enfado de la gente y el suyo propio, y agregó que "superar los problemas no es tarea fácil".

"Hace falta un gran esfuerzo. Para ello es necesaria la unidad de todos los ciudadanos y fuerzas políticas. Son necesarios el diálogo y un gran sentido de la responsabilidad. Ya hemos manifestado en más de una ocasión que estamos dispuestos al diálogo", reiteró.

Según el presidente, el asunto más importante ahora es resolver cómo superar la crisis económica, garantizar la seguridad del país y reformar los sistemas político y judicial.

Saakashvili hizo estas declaraciones antes de la firma con inversores turcos de un memorándum para la construcción de una central hidroeléctrica en este país caucásico.

"En los próximos cuatro años, es decir, durante mi presidencia, en Georgia se construirá una nueva estación hidroeléctrica. Con ello quedará resuelta de una vez por todas la cuestión relativa a la seguridad energética" del país, indicó.

La oposición en Georgia sacó la víspera a la calle a decenas de miles de personas y cortó el centro de la capital para exigir la dimisión de Saakashvili.

Una alianza de 17 partidos opositores inició así una campaña nacional de protestas para conseguir la salida del presidente, acusado de ser reelegido mediante fraude y responsabilizado de la derrota en la guerra contra Rusia de agosto pasado.

Más noticias de Política y Sociedad