Público
Público

El presidente libio negocia con los rebeldes la evacuación del aeropuerto de Trípoli

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT) libio, Mustafa Abdulyalil, entabló negociaciones directas con los milicianos que tomaron hoy el aeropuerto de Trípoli en protesta por el supuesto secuestro de su líder, para que abandonen el aeródromo internacional lo antes posible.

Según dijeron a Efe fuentes cercanas a la negociación, Abdulyalil ha prometido a los asaltantes la apertura inmediata de una investigación sobre la desaparición, ayer, de Abu Ayila al Hubshi, líder de la brigada "Al Awfiya" (Los Fieles).

El aeropuerto internacional de Trípoli se vio obligado hoy a desviar sus vuelos a las pistas del aeródromo de Matiga, situado a 15 kilómetros de la capital, después de que hombres armados de la milicia "Al Awfiya", originaria de Tarhuna, 90 kilómetros al sur de Trípoli, irrumpiera en el aeródromo en protesta por el secuestro de Al Hubshi.

Los milicianos han bloqueado los aviones con vehículos que portan armamento pesado y con combatientes que llevan armas automáticas ligeras, tal y como pudo comprobar Efe sobre el terreno.

Los asaltantes quemaron también varios vehículos de transporte en protesta por la desaparición de su jefe, ayer, cuando se encontraba en la zona de Qasr Bin Ashir, a las afueras de la capital.

No obstante, los milicianos han rechazado abandonar el aeropuerto internacional hasta que se conozca el paradero de su cabecilla.

Para mostrar su disposición a negociar, los milicianos han retirado parte de los vehículos blindados y del armamento pesado que desplegaron en las pistas del aeródromo, según las fuentes y como pudo constatar Efe.

Sin embargo, el tráfico aéreo sigue interrumpido.

La ausencia de unos cuerpos de seguridad estatales eficaces ha favorecido este tipo de protestas por parte de las milicias libias que nacieron durante el levantamiento armado que acabó con el régimen de Muamar el Gadafi y que continúan operativas.

El pasado 8 de mayo, un grupo de milicianos que protestaba por el impago de unas indemnizaciones prometidas por el Consejo Nacional de Transición (CNT), lanzó un ataque armado contra la sede del Ejecutivo, en el que murieron dos personas.

Tras dicha agresión, el primer ministro transitorio libio, Abderrahim al Kib, insistió en la necesidad de poner fin a la libre circulación de armas en el país y advirtió sobre los peligros de la presencia incontrolada de armas.