Público
Público

El presidente de Timor Oriental acepta mediar en la crisis de Guinea Bissau

EFE

El presidente de Timor Oriental y premio Nobel de la Paz, José Ramos-Horta, aceptó ejercer de mediador en la crisis abierta en Guinea Bissau tras el golpe militar del jueves, según confirmaron hoy fuentes diplomáticas del país asiático.

El propio Ramos-Horta se había ofrecido recientemente para interceder en el conflicto, que mantiene en manos de los sublevados y en paradero desconocido tanto al primer ministro guineano, Carlos Gomes Júnior, como al presidente en funciones, Raimundo Pereira, lo que ha puesto en alerta a la comunidad internacional.

Los militares que protagonizaron el golpe se pusieron hoy en contacto con el presidente de Timor Oriental por vía telefónica y le hicieron saber su interés en que actúe de negociador en la crisis, según explicó a EFE el embajador del país asiático en la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), José Barreto.

Estas mismas fuentes apuntaron que Ramos-Horta aceptó la proposición, aunque precisaron que para que el presidente de Timor Oriental ejerza de mediador es imprescindible que exista "entendimiento entre las dos partes" sobre su participación y que se ejerza en el marco de la CPLP.

Pese a situarse en continentes diferentes, Timor Oriental y Guinea Bissau tienen en común su pasado como colonias portuguesas, por lo que forman parte de la CPLP, en la que también figuran Angola, Brasil, Cabo Verde, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe.

En declaraciones recogidas hoy desde la capital de Timor por medios lusos, Ramos-Horta exigió como condición imprescindible para interceder en la crisis que las autoridades guineanas retenidas por los militares sean puestas en libertad.

"Quiero insistir en que es una condición 'sine qua non' para cualquier diálogo, ya sea dirigido por mí o por cualquier otro mediador de la CPLP, que sean liberados el primer ministro, Carlos Gomes Júnior, y el resto de detenidos", subrayó.

El presidente de Timor Oriental solicitó igualmente garantías de que éstos no hayan sufrido "ningún tipo de acto de violencia física o psicológica", y consideró que una declaración de la "junta militar" en este sentido es "indispensable" para que la CPLP contribuya a encontrar una solución.

Ramos-Horta, jefe de Estado de su país desde 2007, abandonará próximamente su cargo después de presentarse a la reelección en los comicios del pasado mes de marzo y ser superado por otros dos candidatos, que compiten precisamente hoy en segunda ronda por asumir la presidencia.

Más noticias de Política y Sociedad