Público
Público

El presunto asesino y la víctima de Reus se habían separado hace una semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jaber E.G., el presunto asesino de su compañera sentimental, Eli, se había separado de ella hace una semana y tenían una hija en común, de unos dos años, según han explicado a Efe diversos vecinos y conocidos de la pareja.

Jaber E.G., de 32 años y nacionalidad marroquí, fue detenido anoche tras, supuestamente, haber apuñalado a su compañera y mañana a primera hora pasará a disposición del juzgado de Reus, han confirmado a Efe los Mossos d'Esquadra.

El crimen ocurrió hacia las 20.45 horas de ayer en el piso tercero tercera del número 26 de la calle O'Donnell de Reus, en el barrio de La Pastoreta, una zona en la que predomina la población inmigrante procedente del Magreb, diversos países del sur de África, China, Bulgaria, Rumanía y de etnia gitana.

Según ha explicado a Efe Abdel, amigo de la pareja, el supuesto asesino, conocido como Javi e hijo de marroquí y española, llevaba poco más de dos años con Eli, hija de gitana y payo, y tenían una hija en común, de dos años.

La víctima, de 29 años, tenía otros dos hijos más, menores de diez años, de una relación anterior con otro hombre que cumple ahora condena en prisión.

Ambos habían regentado un bar, La Trobada, situado en la cercana plaza Antoni Pedrol Rius, aunque últimamente eran los padres de Jaber los que se encargaban del negocio, que hoy estaba cerrado, con una nota de duelo en la persiana.

Hace una semana, según Abdel, Jaber y Eli discutieron y ella se marchó de la casa común y se instaló en el domicilio de Santi, un hombre mayor que hoy lloraba en el paseo Prim, contiguo al lugar de los hechos.

Precisamente en este lugar, dos rosas rojas, tres notas -"Prima, sigue cantando y bailando", rezaba una de ellas- y media docena de velas expresaban el dolor de vecinos y amigos por la muerte de la duodécima víctima de violencia machista en Cataluña en lo que va de año, tres de ellas en la provincia de Tarragona.

Tanto Abdel como otro joven marroquí han coincidido en definir a Jaber como "una persona agresiva, muy celosa y que la amenazaba siempre" y han indicado que lo ocurrido "se veía venir porque había muchos problemas de por medio".

No obstante, la víctima no había denunciado al supuesto asesino, ni se había dictado ninguna orden de alejamiento, según ha confirmado la primera teniente de alcalde de Reus, Alícia Alegret, que ha señalado que, por el contrario, Jaber sí que había denunciado a Eli una vez por un asunto que se desconoce.

Anoche, según ha confirmado también María García, vecina del barrio, Jaber pidió a Eli que llevara a la niña a casa para verla, a lo que ella accedió.

Una vez en el domicilio, Jaber la apuñaló, llevó a la niña al bar, la dejó con su madre y volvió al piso, donde llamó al 112 y confesó que había matado a su pareja.

Inmediatamente, más de una docena de patrullas policiales se presentaron en la calle O'Donnell y se llevaron detenido a Jaber.

Más de un centenar de personas han expresado hoy en la plaza del Mercadal, sede del gobierno municipal, su repulsa por el crimen con un minuto de silencio que ha acabado con aplausos, entre ellos el alcalde, Carles Pellicer, y gran parte de los concejales.

La primera teniente de alcalde, Alícia Alegret, ha "condenado" este nuevo acto de violencia machista y ha expresado "el compromiso" del ayuntamiento contra este tipo de comportamientos, además de manifestar su "apoyo" a la familia de la víctima.

Para la presidenta del Institut Català de les Dones (ICD), Montserrat Gatell, hay que "erradicar estos comportamientos y los estereotipos de género" que llevan a la violencia machista.