Público
Público

El primer ministro griego y el designado titular de Finanzas indispuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El designado ministro de Finanzas de Grecia, Vasilios Rápanos, ha sido hospitalizado hoy apenas unas horas después de que se anunciara que el jefe del nuevo Gobierno heleno, Andonis Samarás, debe someterse este sábado a una operación por desprendimiento de retina.

Rápanos, de 65 años, tuvo que ser hospitalizado tras sufrir un desmayo, por lo que no ha podido jurar su cargo hoy, como estaba previsto, informaron fuentes oficiales.

El banquero tampoco pudo jurar el jueves su cargo como lo hicieron casi todos los ministros del nuevo gobierno griego de coalición, por encontrarse el todavía titular de Finanzas, Yorgos Zaniás, en la reunión del Ecofin (Ministros de Finanzas de la UE) en Luxemburgo, lo que impedía el relevo.

Según los medios griegos, tras pasar una noche sintiéndo molestias, Rápanos acudió al hospital en la mañana de hoy y posteriormente se dirigió al Banco Nacional de Grecia (NBG), del que hasta ahora era presidente de su consejo de administración.

Pero, tras volver a encontrarse mal y sufrir un desmayo, el designado ministro de Finanzas fue nuevamente trasladado al hospital, donde se le practicaron varias pruebas médicas.

De acuerdo al comunicado del Hospital Hygeia, en el que fue ingresado, Rápanos sufría de "dolor abdominal severo, marea, náuseas, sudores y astenia" cuando llegó al hospital.

Su estado ha sido "estabilizado" y será examinado para averiguar las causas de su malestar, mientras se le ha suministrado alimento líquido de forma intravenosa.

La Presidencia de la República anunció que el juramento del cargo de Rápanos, que estaba previsto para esta tarde a las 16.30 GMT ha sido pospuesto hasta que se restablezca.

Este es el segundo caso de problemas de salud de los miembros del nuevo Gobierno griego en las últimas horas, ya que el nuevo primer ministro, el conservador Andonis Samarás, de 61 años, sufrió hoy un desprendimiento de retina de la que deberá ser operado este sábado.

A primera hora de la tarde, el jefe de gobierno fue examinado en el Hospital Attiko de Atenas tras lo cual se decidió que fuese intervenido quirúrgicamente en la mañana del sábado.

Tras la visita al hospital, Samarás retornó a la residencia del primer ministro.

Esta tarde debería haber tenido lugar una reunión del grupo parlamentario de su partido, la conservadora Nueva Democracia (ND), vencedora en las elecciones del pasado domingo, que ha sido suspendida por esta causa, aunque el primer ministro ha seguido encargándose de los asuntos de gobierno desde su residencia.

De hecho, consultado un colaborador de Samarás por EFE, explicó que el primer ministro se encuentra bien y que su situación "no es grave".

Igualmente, los juramentos de cargo han continuado con los de dos viceministros que ayer no pudieron hacerlo y con el traspaso de carteras de los ministros.

El nuevo Gobierno griego, encabezado por los conservadores, apoyados por los socialdemócratas y un pequeño partido de centroizquierda, se acordó el pasado miércoles después de seis semanas sin Ejecutivo en Grecia, debido al fracaso de las negociaciones para formar una coalición tras los comicios del 6 de mayo.

La actual coalición de Gobierno helena se enfrenta a la tarea de cumplir con unos objetivos presupuestarios muy difíciles en el quinto año de una recesión que ha disparado el paro hasta un récord histórico de más del 22 %.