Público
Público

El primer ministro tailandés escapa de un asalto de los manifestantes

El Gobierno decreta el estado de excepción en parte del país y saca los tanques a la calle

PÚBLICO

El primer ministro de Tailandia escapó ayer por los pelos de una multitud de manifestantes antigubernamentales después de declarar el estado de excepción en la capital y otras cinco provincias del país asiático. Abhisit Vejjajiva ordenó sacar soldados y carros de combate a las calles de Bangkok para restablecer el orden, un día después de que las protestas violentas de los seguidores del ex primer ministro destituido, Thaksin Shinawatra, forzaran la suspensión de una cumbre de los países asiáticos.

"El Gobierno ha tenido que decretar el estado de excepción para restaurar la normalidad lo antes posible", dijo Vejjajiva al presentar el decreto. Minutos después, medio centenar de manifestantes pro-Thaksin tomaron por asalto el Ministerio de Interior, donde el primer ministro había leído su discurso.

Según algunos testigos, las fuerzas de orden público no opusieron demasiada resistencia, aunque luego practicaron disparos al aire.

Los asaltantes también atacaron el coche oficial del jefe de Gobierno, aunque al parecer Vejjajiva no iba dentro. Durante el asalto al Ministerio, el mandatario tailandés sufrió heridas leves, según confirmaron fuentes del Gobierno.

El brote violento es fruto de las tensiones que vive Tailandia desde hace tres años, cuando un golpe militar terminó con el Gobierno de Thaksin, quién huyó al extranjero. El ex líder y hombre más rico de Tailandia fue condenado en ausencia por corrupción y abuso de poder. Pero sus seguidores, que pertenecen sobre todo a las clases más pobres y de zonas rurales, nunca han aceptado el derrocamiento. Ahora pretenden presionar al Gobierno para lograr la vuelta del exilio del líder.

El propio Thaksin anima a los manifestantes a oponerse a los tanques en las calles de Bangkok. Anoche, pidió una "revolución popular" y dijo que estaba dispuesto a volver a Tailandia, en caso de que sus seguidores logren tumbar el Gobierno de Vejjajiva. "Estamos preparados para luchar contra este Gobierno brutal de cualquier forma posible", declaró un ex ministro de Thaksin.

Después del asalto al Ministerio de Interior, decenas de miles de manifestantes, que visten camisetas rojas, se congregaron ayer frente al Palacio del Gobierno y bloquearon los accesos al edificio. Las autoridades enviaron un millar de agentes antidisturbios para hacer frente a los activistas pro-Thaksin.

El primer ministro volvió a hablar en la televisión para dirigirse a los seguidores de la oposición. "Poned fin a las protestas. El Gobierno necesita aplicar las medidas recogidas en el decreto del estado de excepción para restablecer la paz en la nación", dijo Vejjajiva.

 

Más noticias de Política y Sociedad