Público
Público

Primera victoria para Iberdrola frente a ACS

El juez avala su argumento de que son competidoras

A. M. VÉLEZ

Iberdrola ha ganado el primer asalto en la, previsiblemente, larga batalla judicial que mantiene con la constructora ACS, a la que la eléctrica niega la entrada en el consejo de administración pese a que la constructora es su primer accionista, con una participación (directa e indirecta) del 20,2%. El titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao, Marcos Bermúdez, desestimó ayer la demanda presentada por ACS contra la revocación del nombramiento del consejero elegido por la constructora en la junta de accionistas que la eléctrica celebró el pasado 26 de marzo, y que fue cesado de forma instantánea. El juez da la razón a Iberdrola, que dice que hay un conflicto de interés "estructural y permanente" entre ambos grupos, porque compiten en áreas como la ingeniería o las energías renovables.

La constructora, que deberá asumir las costas del proceso, anunció que recurrirá la decisión ante la Audiencia Provincial de Vizcaya. Aunque el grupo presidido por FlorentinoPérez no quiso dar detalles de su estrategia, esta podría basarse en la intención de ACS de vender su negocio de energías limpias anunciada en noviembre pasado. La sentencia tuvo escaso impacto en la cotización de ambas empresas: en una jornada de apatía bursátil, las acciones de Iberdrola cayeron un 0,91% y las de ACS subieron un 0,68%.

El juez cree "razonables" los argumentos de Iberdrola, sustentados en una batería de informes elaborados, entre otras firmas, por la consultora Nera, entonces dirigida por el nuevo secretario de Estado de Energía, Fabricio Hernández. En su demanda, ACS esgrime algunos argumentos llamativos, como el de que la producción de sus instalaciones renovables "es vendida en su integridad al pool eléctrico" (la bolsa donde las eléctricas negocian la energía), "en el que prácticamente no existe competencia alguna entre los distintos operadores". Una tesis que haría las delicias de la Comisión Nacional de la Competencia, muy crítica con el funcionamiento de ese mercado.

La trifulca judicial entre las dos empresas (los dos líderes nacionales en construccióny electricidad) tiene aún varios frentes abiertos. La semana que viene, el banco francés Natixis (que tiene aparcado un 5% de Iberdrola para ACS) debe presentar ante un juzgado madrileño la documentación que acredite quién es el titular real de esa participación. Y el próximo 5 de abril, también en Madrid, ACS deberá presentar la documentación para defenderse de la demanda presentada por Iberdrola contra las cuentas de la constructora en 2009, que la eléctrica considera "ilícitas". Hay trabajo en los juzgados para rato.

Más noticias de Política y Sociedad