Público
Público

Los problemas sexuales son frecuentes tras una lesión grave

Reuters

Por Anthony J. Brown

Casi un tercio de laspersonas que sufren lesiones graves es propenso a desarrollarproblemas sexuales un año más tarde, indicó un estudiopresentado en la reunión anual del Colegio Estadounidense deCirujanos.

"Estudios previos demostraron que los hombres y las mujeresque sufren fracturas pélvicas y de la médula tienen riesgo desufrir de disfunción sexual. Pero ningún estudio analizó a lagran población de pacientes que sufren otras lesiones", dijo aReuters Health el doctor Mathew D. Sorensen, de la Universityof Washington, en Seattle.

La hipótesis de trabajo de su equipo es que una lesióngrave provocaría problemas sexuales.

"Esto ocurriría por las limitaciones físicas o emocionales,ya que los pacientes que sufren lesiones graves tienendistintos problemas hasta un año después de la lesión", señalóel experto.

Para investigarlo, el equipo dirigido por Sorensen reuniódatos sobre más de 10.000 pacientes tratados en 69 hospitalesde Estados Unidos, a los que entrevistó sobre la disfunciónsexual un año después de sufrir un trauma moderado a grave.

El 68 por ciento de los participantes era hombre.

En total, 3.087 pacientes sufrieron algún nivel dedisfunción sexual. Esto representa una tasa del 30 por ciento,que es casi el doble de lo informado en estudios sobre personassanas.

Los problemas sexuales afectaban a hombres y mujeres con lamisma frecuencia. El 21 por ciento de los hombres y el 23 porciento de las mujeres calificaron la disfunción como grave ocompleta.

"La función sexual es uno de los principales determinantesde la calidad de vida de hombres y mujeres. Recomendamos quelos pacientes con disfunción sexual lo hablen con sus médicos",señaló Sorensen.

El equipo recomienda también que los médicos de atenciónprimaria y los cirujanos especialistas en trauma "le preguntena los pacientes sobre su función sexual durante las consultasde seguimiento después de una lesión grave".

Más noticias de Política y Sociedad