Público
Público

El proceso para exhumar a Lorca encuentra nuevos obstáculos

Andalucía abrirá la fosa pese al cambio de criterio de una nieta del maestro Dióscoro Galindo

SUSANA HIDALGO

La polémica por la apertura de la fosa donde se supone que está enterrado el poeta granadino Federico García Lorca junto a otros cuatro fusilados por el franquismo sumó ayer un nuevo frente. Nieves Galindo, nieta del maestro Dióscoro Galindo, uno de los supuestos enterrados, entró ayer en escena para manifestar que no quiere que se abra la fosa ni que se identifiquen los restos de su abuelo.

La decisión ha pillado por sorpresa tanto a la Junta de Andalucía, que el lunes pasado abrió un plazo de 15 días para que los familiares presentasen alegaciones contra el proceso de exhumación, como a historiadores a favor del mismo. La descendiente ha hecho ya saber su negativa a la Junta. "Estoy en contra", se limitaba a comentar ayer.

De los cinco fusilados, sólo se podrá identificara Galadí y Roldán

No obstante, la Junta seguirá adelante con su idea de localizar y extraer todos los restos; si bien, de los cinco enterrados, ya sólo se intentará identificar a dos: el banderillero Francisco Galadí y el inspector de tributos Fermín Roldán, los únicos para los que se dispondrá de pruebas genéticas aportadas por familiares.

La familia de Lorca no ha decidido todavía si va a presentar alegaciones, aunque ya ha hecho público que no va a facilitar muestras genéticas para la identificación del poeta. El banderillo Joaquín Arcollas no tiene descendencia localizada, y por tanto tampoco se intentará identificar, ya que Justicia necesita muestras genéticas aportadas por familiares conocidos para hacerlo.

La negativa de la nieta de Galindo fue ayer criticada con dureza por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada. Su presidente, Rafael Gil, acusó a la familia de Lorca de estar detrás de este cambio de decisión. Además, Gil defendió que la "descendiente con derecho a reclamar" es la hermanastra de Galindo, Nieves García, que lleva 15 años luchando porque se identifiquen los restos de su abuelo.

La nieta de Galindo pidió el año pasado la exhumación de su abuelo

Gil recordó que el cambio de criterio de Nieves Galindo resulta "increíble", porque ella misma pidió el año pasado la exhumación de su abuelo ante la Audiencia Nacional.

Los trabajos, previsiblemente, empezarán este otoño. Fuentes de Justicia en Andalucía señalaron que la descendiente de Galindo "se sitúa ahora en el mismo punto que la [familia] de Lorca", en referencia a la oposición a la identificación de los restos, informa Ángel Munárriz.

En cuanto a la posibilidad de que surjan discrepancias dentro de una familia, el criterio de la Junta es claro: sólo se actuará sobre los restos de una persona cuando toda la familia se haya puesto de acuerdo en que así se haga.

FEDERICO GARCÍA LORCA
No se identificará
De momento, sus familiares no van a presentar alegaciones, pero no van a facilitar muestras genéticas para la identificación.

FRANCISCO GALADÍ
A favor
El nieto de Galadí está a favor de la exhumación y de la identificación de los restos.

JOAQUÍN ARCOLLAS
sin descendientes
No tiene descendientes y, por tanto, sus restos no podrán ser identificados.

DIÓSCORO GALINDO
Conflicto familiar
La nieta natural, Nieves Galindo, se opone a la apertura y la identificación. En cambio, su hermanastra, Nieves García, quiere seguir adelante.

FERMÍN ROLDÁN
El quinto inquilino
La Junta aseguró hace un mes que supuestamente hay un quinto enterrado: Fermín Roldán. Sus familiares quieren que se identifique.

Más noticias de Política y Sociedad