Público
Público

Un programa de niños "solos en casa", criticado en Reino Unido

Reuters

Un "reality" en el que salían niños de entre ocho y 12 años viviendo aparentemente sin supervisión adulta rompió el código de la difusión, según dijo el lunes el regulador de comunicaciones británico.

Ofcom dijo que aunque Channel 4 se había encargado de poner las medidas de seguridad adecuadas donde se rodaba la serie "Boys and Girls Alone" (Niños y niñas solos) para asegurarse del bienestar de los niños, en el primer episodio del documental, de cuatro partes, no se había explicado esta cuestión a los espectadores.

"La información sobre las medidas de seguridad en el lugar en este episodio específico fue insuficiente para asegurar a los espectadores el bienestar de los niños que participaban en el programa", dijo el regulador en su normativa.

El programa, en el que participaban 10 niños y 10 niñas entre ocho y doce años para aprender a manejarse sin adultos durante dos semanas, recibió 180 quejas, entre ellas las de varios psicólogos preocupados y la de la ONG contra los abusos hacia niños NSPCC.

El canal dijo que había tenido muy en cuenta el impacto del programa, con el que esperaba averiguar cómo los niños se comportarían y se moverían si se les diera autonomía para crear sus propias comunidades, los participantes y sus familias.

"Los creadores del programa y Channel 4, tras consultarlo con diversos expertos y profesionales, entre otros psicólogos emocionales y clínicos, consideraron todos los efectos secundarios a la participación de los niños", dijo la cadena en su réplica a Ofcom, añadiendo que en ningún momento se había planteado como un experimento social.

A los niños se les animó a llevar a cabo tareas del día a día como cocinar, limpiar y manejar dinero, pero varios incidentes, entre ellos una escena en la que un niño de nueve años se quejaba porque se había quedado con hambre al no poder cocinar tallarines instantáneos porque no sabía hacer hervir una calentadora de agua, llamaron la atención.

Pero Channel 4, que dijo que había recibido críticas súper positivas de las familias implicadas, afirmó que nunca se permitió que los niños tuvieran hambre durante tiempo prolongado y que los cuidadores entraban y les daban comida si era necesario.

Ofcom dijo que la cantidad de guardias de seguridad contratados por la cadena y la vigilancia constante por parte de los padres y los trabajadores debía ser "numerosa y amplia", y que los niños no podían sufrir ningún tipo de angustia ni ansiedad por su implicación en el programa.

Pero al disponer que el primer episodio había roto el código, Ofcom dijo que algunos espectadores veían esta serie como un desafío y que habría que haber tomado más medidas para dar información adecuada para proteger a la audiencia.

Más noticias de Política y Sociedad