Público
Público

Proyecto Gran Simio exige el cierre de un zoo alemán por sus espectáculos con monos

Denuncian que el centro Schwaben Park les mantine atados con cadenas y les fuerza a realizar piruetas y otro número hasta tres veces al día

EP

La organización Proyecto Gran Simio ha pedido a Alemania y a la Unión Europea el cierre "de forma inmediata" del zoo Schwaben Park donde viven en malas condiciones 44 chimpancés que son utilizados en espectáculos circenses.

Proyecto Gran Simio se ha dirigido a los medios de comunicación alemanes, al embajador y al cónsul de Alemania en España, así como al ministro responsable de medio ambiente del país germano y a la Unión Europea y les exigen el cierre del zoológico Schwaben Park, en el bosque Welzheimer, a unos 45 kilómetros al nordeste de Stuttgart.

Concretamente, asegura que en la instalación viven 44 chimpancés "en malas condiciones" y que, "de forma cruel" están siendo maltratados psicológicamente y en ocasiones de forma física.

Además, la organización afirma que también son utilizados en espectáculos circenses, a su juicio, impropios para el comportamiento de su especie, denigrante y vejatorio para un homínido no humano.

En este sentido, recuerda que los chimpancés comparten con el hombre su mismo ancestro, pero denuncia que en este zoológico les obligan a actuar hasta tres veces diarias ante un público "ignorante del como son tratados en realidad, soportando una música estridente, atados en cadenas y forzándolos a realizar piruetas y números vestidos con ropas humanas".

La denuncia se produce a raíz de una investigación realizada por Igualdad Animal en un trabajo en el que trata de reflejar que en pleno corazón de Europa se produce un "espectáculo dantesco que ilustra el desconocimiento y la nulidad de los derechos más fundamentales".

Para Proyecto Gran Simio, lejos de ser un espectáculo divertido, ridiculizar a los chimpancés y obligarles a un modo de vida que les provoca estrés y sufrimiento físico y psicológico, además de "maltrato continuado y una explotación sexual a las hembras brutal", ya que les separan de sus crías recién nacidas para que puedan concebir nuevamente.

Igualmente, insisten en que el estado físico de los chimpancés evidencia la falta de atención veterinaria, ya que no sólo son visibles sus heridas abiertas, sino el desarrollo de comportamientos anormales fruto del hacinamiento, el estrés y una alimentación deficiente. En el informe, la organización denuncia que los chimpancés presentan coprofagía (comer sus propias heces), regurgitación de alimentos para la re ingestión, autolesiones como golpes, mordeduras y arrancado del cabello; o la posición corporal encorvada o golpes con la espalda a la pared, síntoma de depresión y de enfermos mentales.

"Debemos conseguir que se cierre este centro de tortura y los chimpancés sean llevados a un Santuario para que puedan descansar el resto de sus vidas", ha manifestado el director del Proyecto Gran Simio, Pedro Pozas.