Público
Público

El PSOE y el PP apoyan el "no" de Zapatero a Ibarretxe y los nacionalistas lo critican

EFE

La negativa del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a aceptar la "hoja de ruta" propuesta por el lehendakari vasco, Juan José Ibarretxe, en la reunión que hoy han mantenido ambos, ha sido celebrada por el PP -que ha desaprobado el encuentro- y PSOE y criticada desde las formaciones nacionalistas.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha afirmado que la prioridad en el País Vasco es "acabar con ETA" y ha insistido en que no está de acuerdo con la propuesta de "autodeterminación" de Ibarretxe porque "ni es constitucional ni se debe opinar sobre ella". Para Rajoy, si Rodríguez Zapatero tampoco está de acuerdo con el lehendakari, "damos un paso hacia delante muy importante".

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, quien ha reiterado que el "plan Ibarretexe" es "claramente inconstitucional", genera una "importante inseguridad jurídica, política, social y económica", y además "es malo para los intereses de los vascos".

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha acusado a Rodríguez Zapatero de practicar "política de salón" y "equivocar las prioridades", ya que la "principal prioridad" del Gobierno ha de consistir en la derrota de ETA. Por ello, ha mostrado la "sorpresa" de su partido ante la entrevista, ya que, a su juicio, los objetivos del lehendakari "coinciden con los de ETA".

La presidenta del PP del País Vasco, María San Gil, ha ido más lejos al manifestar que Rodríguez Zapatero e Ibarretxe "han jugado un papel en clave electoral y partidista" ya que su actitud "no ha sido pensando en el bienestar y el futuro de la sociedad vasca, sino en los réditos electorales que cada uno de ellos quiere sacar" en las próximas elecciones autonómicas, por lo que ha calificado "el no" de Rodríguez Zapatero a Ibarretxe de "un no táctico".

Desde el PNV, su portavoz parlamentario, Josu Erkoreka, ha considerado que "estando la política vasca como está", con "desencuentros históricos" y una actividad terrorista de "gravedad creciente", el encuentro está plenamente justificado, por lo que ha lamentado las críticas del PP, que ha calificado de incomprensibles. A juicio de Ekoreka, la reunión es "objetiva, neta e innegablemente positiva para todos".

Para el socio del PNV en el Gobierno vasco, Eusko Alkartasuna, "tras la negativa de Zapatero" a la propuesta de pacto político del Lehendakari, "el Parlamento Vasco debe tomar ahora la iniciativa para impulsar la hoja de ruta del tripartito". EA ha acusado al PSOE de anteponer sus "objetivos electoralistas a la paz y la normalización de Euskadi".

El portavoz de la Presidencia de Ezker Batua-Berdeak, Mikel Arana, ha lamentado que a Zapatero "le han bastado dos horas y media para decir 'no' definitivamente a la propuesta" del lehendakari y que no haya puesto sobre la mesa "ninguna iniciativa alternativa mientras que con ETA y Batasuna estuvieron negociando durante más de cuatro años".

El portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, también ha criticado el resultado de la reunión, al afirmar que hoy se ha comprobado que el presidente del Gobierno "tiene poca cosa más que talante" y "no tiene el coraje de dar más pasos hacia una solución política del conflicto en el País Vasco". Para Ridao, en un "contexto en que hay una ofensiva terrorista importante", el "sí de Zapatero" a Ibarretxe, "hubiera sido un no a ETA".

La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, ha afirmado que cree que el lehendakari está haciendo un ejercicio de propaganda para que sus adversarios ideológicos y aquellas instituciones que no controla "sean vistos negativamente", ya que desde hace un mes y medio "ese mundo ha iniciado un fenómeno de propaganda clarísimo".

El secretario general de LAB, Rafa Díez, ha considerado que "la cuestión no está en el 'no' de Zapatero" a los planteamientos de Ibarretxe, sino "en qué hacemos en Euskal Herria" en favor de "un marco democrático en este país". Para díez, "la pelota, más que en el tejado del Estado español, sigue estando en la sociedad vasca", que tiene que "condicionar la postura del Gobierno español".

Más noticias de Política y Sociedad