Público
Público

La publicidad verde tendrá que justificarse

Nueve empresas firman un código de autorregulación

 

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE

"¿Por qué sólo las estrellas de Hollywood pueden tener un coche ecológico?". La contestación a esta pregunta de la campaña publicitaria de Renault para su gama de automóviles eco2 va a ser mirada con lupa a partir de hoy, ya que esta firma de vehículos se ha comprometido, junto con otras ocho empresas, a autorregular sus mensajes ambientales en la publicidad de sus productos. El compromiso ha sido firmado también por Cepsa, Repsol, Acciona, Endesa, Kia, Chrysler, Citröen y Peugeot.

La ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, presentó ayer al Consejo de Ministros un informe para elaborar el código de autorregulación de buenas prácticas para el uso de argumentos ambientales en la publicidad comercial por parte de empresas de los sectores energético y de automoción. Este código se ha diseñado con la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol).

A partir de él, las empresas de estos sectores que empleen términos como ecológico, sostenibilidad o verde, deberán argumentar su uso, para que se pueda verificar que cumplen lo que anuncian. Espinosa señaló ayer, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que el Gobierno pretende con esta iniciativa "valorar positivamente" a aquellas empresas que han decidido "cambiar su forma de producción y que miden la competitividad como una forma de utilizar menos recursos ambientales".

Han sido elegidos los sectores energético y de automoción por la importancia que sus emisiones de gases de efecto invernadero tienen en el inventario nacional, así como por el volumen de las inversiones publicitarias que realizan. Además, el Ejecutivo quiere ampliar a la alimentación y electrodomésticos este código, y que se incorporen más empresas energéticas y de automoción.

El código permitirá la resolución extrajudicial de controversias y reclamaciones mediante un control a posteriori a través de un jurado de la publicidad de Autocontrol, como órgano imparcial. Además de las empresas adheridas, podrán plantear reclamaciones asociaciones sin ánimo de lucro, Autocontrol, todas las Administraciones públicas, el Consejo Asesor de Medio Ambiente y cualquier empresa.

En el caso de Renault, el código "no cambiará la política de comunicación" porque la empresa ya formaba parte de Autocontrol y porque su publicidad ya es "objetiva, clara y sincera", señalan fuentes de la compañía.

Por su parte, Repsol se adhirió desde el principio al código, porque su campaña Inventemos el futuro "ya cumple", señalan fuentes de la empresa. "Se exige además una explicación de lo que es ecológico y sostenible y que el público pueda conocer los argumentos, y eso ya se expone con documentación en Internet", añaden.

 

Más noticias de Política y Sociedad