Público
Público

Pyongyang lanza varios misiles en un nuevo desafío y culpa a EEUU de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Corea del Norte lanzó hoy varios misiles de corto alcance en el Mar Occidental (Mar Amarillo) al tiempo que acusó a Estados Unidos de provocar el actual estancamiento en su proceso de desnuclearización.

Además de lanzar los misiles, en un claro gesto de desafío, Pyongyang amenazó hoy con paralizar el proceso de desnuclearización si EEUU no retira sus "injustas" demandas de que el país comunista aclare todo lo relativo a su supuesto programa de enriquecimiento de uranio, informó la agencia Yonhap.

El Estado Mayor Conjunto surcoreano confirmó que Pyongyang lanzó proyectiles de corto alcance, un acto que Seúl considera como parte de las maniobras militares rutinarias del país comunista.

El Gobierno nipón minimizó la noticia y se limitó a informar de que sus fuerzas militares no han tomado ninguna decisión especial al respecto.

Según el Estado Mayor de Corea del Sur, el incidente de esta mañana es simplemente un ensayo con misiles de corto alcance sobre el Mar Occidental y se sospecha que los ensayos son parte de unas maniobras militares para comprobar la calidad de sus proyectiles.

Esas fuentes rehusaron confirmar el número y el tipo de misiles que lanzó Corea del Norte, pero la agencia Yonhap informó de que se trata de entre tres y cuatro misiles anti-buque Styx, de fabricación rusa, con un alcance de 46 kilómetros.

Según medios surcoreanos, tres días antes del lanzamiento de Corea del Norte había prohibido la circulación de sus barcos civiles para preparar el lanzamiento de misiles, aunque finalmente no se llevó a cabo ningún disparo.

Ese lanzamiento de proyectiles de Corea del Norte es el primero en nueve meses y se produce un mes después de que asumiese su cargo el presidente surcoreano, Lee Myung-bak.

"Parece tratarse de unos maniobras militares habituales y no pienso que Corea del Norte esté a favor de estancar las relaciones entre las dos Coreas", indicó un portavoz de la Presidencia.

Sin embargo, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano culpó hoy en un comunicado a Washington de retrasar el proceso de desnuclearización con su insistencia en "algo que no existe".

El portavoz se refería a las acusaciones estadounidenses de que Corea del Norte mantiene un programa de enriquecimiento de uranio, además del programa de plutonio que ya ha declarado.

Para Corea del Norte, la insistencia de Estados Unidos en este asunto podría acarrear un "serio impacto" en el proceso de desnuclearización norcoreano.

Desde que el presidente surcoreano Lee Myung-bak asumió la presidencia las relaciones intercoreanas se han deteriorado de manera notable.

Lee anunció un cambio de actitud hacia Pyongyang y afirmó que condicionará la política de Corea del Sur hacia Corea del Norte a la desnuclearización del régimen comunista.

En respuesta a la nueva situación Corea del Norte expulsó ayer a los funcionarios surcoreanos que trabajan en el complejo de cooperación económica de la ciudad norcoreana de Kaesong.

Esta decisión llegó sólo un día después de que Seúl anunciase que denunciará en la ONU la situación de los derechos humanos en el país comunista, en un ostensible cambio de rumbo de la política mantenida durante una década.

Pyongyang se comprometió el pasado año con Corea del Sur, EEUU, Japón, Rusia y China a desmantelar su potencial nuclear y a declarar todos sus programas nucleares a cambio de incentivos energéticos y políticos.

Sin embargo, el plazo fijado expiró el 31 de diciembre sin que el régimen comunista cumpliera su promesa, lo que estancó las negociaciones destinadas a poner fin al programa nuclear norcoreano de forma negociada.

El ministro de Asuntos Exeriores surcoreano, Yu Myung-hwan, fijó ayer en el mes de agosto el plazo límite para que Corea del Norte dé algún paso para solucionar el actual bloqueo del proceso.