Público
Público

Quimioterapia más radioterapia mejora el pronóstico del cáncer invasivo de vejiga

Reuters

Por Gene Emery

Agregarle quimioterapia a laradioterapia mejora la sobrevida libre de enfermedad a dos añosen pacientes con cáncer de vejiga con invasión muscular, segúnrevela un estudio publicado en New England Journal of Medicine.

Aun así, el régimen terapéutico utilizado en el estudioBC2001 no aumentó la sobrevida a cinco años. El autor principal,doctor Nicholas James, oncólogo de la Universidad de Birmingham,Reino Unido, lo atribuyó a que probablemente los médicos teníanla opción de extirpar la vejiga como tratamiento de últimorecurso.

Dijo que un beneficio del tratamiento es que laquimioterapia (fluorouracilo y mitomicina C) se tolera mejor queel cisplatino.

En un editorial, los doctores William Shipley y AnthonyZeitman, del Hospital General de Massachusetts, dijo que la tasade curación es comparable con la de la cistectomía y que "laproporción de pacientes que necesitó una cistectomía radicalcomo tratamiento de último recurso fue sorprendentemente baja".

"El estudio podría cambiar la práctica para los pacientescon cáncer de vejiga con invasión muscular -agregan-. Lacistectomía seguirá siendo un enfoque para preservar el órgano,pero este ensayo demuestra que, como tratamiento primario, se lopuede considerar entre las opciones que tienen los pacientes".

Los resultados preliminares del estudio se presentaron ennoviembre del 2010 en la 52ª reunión anual de la SociedadEstadounidense de Radiooncología (ASTRO). Desde entonces, "enReino Unido, cambió la práctica médica", dijo James por víatelefónica. "El debate en Reino Unido es sobre qué quimioterapiautilizar".

El cáncer de vejiga afecta a unas 385.000 personas en elmundo cada año. Muchos pacientes son fumadores.

En el nuevo estudio, que comenzó en el 2001, se examinó a360 voluntarios tratados en 45 centros de Reino Unido; 346finalizaron el tratamiento y participaron de un seguimientodurante cinco años.

Según cada centro, la radioterapia se administró con 64 Gyen 32 fracciones durante seis semanas y media, o 55 Gy en 20fracciones durante cuatro semanas.

Las dosis de quimioterapia fueron 12 mg/m2 por víaintravenosa el primer día de radioterapia para la mitomicina C y500 mg/m2/24 horas durante cinco días en la primera semana y lacuarta semana para 5-fluorouracilo.

A los dos años, la tasa de sobrevida libre de enfermedadloco regional fue del 67 por ciento en el grupo tratado conquimiorradioterapia y del 54 por ciento en el grupo tratado conradioterapia (p=0,03).

Las tasas de cáncer invasivo, cáncer sin invasión muscular yrecaída en el nódulo pélvico fueron, respectivamente, del 11 porciento, del 14,3 por ciento y del 4,9 por ciento en el grupotratado con quimiorradioterapia y del 19,1 por ciento, del 16,9por ciento y del 6,7 por ciento en el grupo tratado conradioterapia.

El agregado de quimioterapia a la radioterapia de dosishabitual estuvo asociado con una reducción relativa del 33 porciento del riesgo de recurrencia loco regional y de casi el 50por ciento de la recurrencia invasiva", señala el equipo.

Las tasas de sobrevida a cinco años fueron del 48 por cientocon quimiorradioterapia y del 35 por ciento con radioterapiaúnicamente, una diferencia que no fue estadísticamentesignificativa.

La tasa de efectos adversos de grado 3 o 4 durante eltratamiento fue del 36 por ciento para el tratamiento combinadoy del 27,5 por ciento para la radioterapia, una diferencia quetampoco fue significativa. Durante el seguimiento, esas tasasfueron del 8,3 y del 15,7 por ciento, respectivamente.

James consideró que el tratamiento combinado seríaespecialmente útil para los pacientes mayores. El 35 por cientode los de entre 70 y 80 años, y el 55 por ciento de los mayoresde 80 nunca reciben un tratamiento para los tumores.

"La mayoría podría tolerar el régimen del estudio BC2001 ysu aplicación en este caso únicamente saldaría una necesidadlargamente insatisfecha en la atención del cáncer de vejiga",escribieron Shipley y Zeitman.

"Este tratamiento es aplicable en edades extremas, en lospacientes de 80 años", dijo James. "No registramos muertesasociadas con el tratamiento durante todo el ensayo, de modo quees claramente seguro para los adultos mayores, con muy bajatoxicidad y buena calidad de vida como resultados."

La doctora Elizabeth Plimack, del Centro de Oncología FoxChase, Filadelfia, consideró que la quimiorradioterapia "ya seusa en los pacientes que no toleran la cirugía o que deseanpreservar la vejiga, de modo que este estudio reafirma el uso deese enfoque".

"Lo más importante del estudio -dijo- es que algunas clasesde quimioterapia sensibilizante son mejores que la radioterapiasin quimioterapia".

Una dificultad, indicó, es que la cistectomía es másdifícil de realizar después de la irradiar la vejiga.

FUENTE: New England Journal of Medicine, 19 de abril del2012.

Más noticias de Política y Sociedad