Público
Público

Quintás prevé otra ola nacionalizadora en la banca mundial

El beneficio de las cajas cayó un 38,7% en 2008. El presidente cree que este año pueden fructificar dos fusiones en el sector

VIRGINIA ZAFRA

El sistema financiero mundial estuvo dos o tres horas al borde del colapso a mediados de octubre. Tres meses después, poco o nada se ha solucionado. Los problemas de solvencia y liquidez persisten y bancos de todo el mundo permanecen en pie sólo porque los gobiernos los sostienen. Con esta explicación tan contundente como 'preocupante' dibujó este jueves el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, el pasado y el presente del sistema financiero.

Y no fue más optimista para el futuro. A su juicio, queda otro año y medio de crisis financiera, y los gobiernos acometerán en breve una segunda oleada de nacionalizaciones, tras las realizadas por Estados Unidos y Reino Unido en entidades como Bank of America y RBS, entre otros. Y lo harán pese a ser conscientes de que buena parte del dinero que ya han aportado se ha dedicado a pagar bonus y dividendos 'absolutamente injustificados' que deberían considerarse 'hurto'.

También el director gerente del FMI, Dominique Strauss Khan, ve posible un 'efecto de segunda vuelta' en el sector por el empeoramiento de la coyuntura, informa EP.

Los bancos y cajas españoles han conseguido superar la primera fase de esta 'catarsis del sistema financiero mundial', pero lo difícil viene ahora, según Quintás, para quien 'estamos entrando en el túnel de la crisis'. Una situación de la que nos costará salir más que a otros países porque la burbuja inmobiliaria es mayor y la competitividad, menor. De las medidas que acometa el Gobierno en este último campo dependerá que la crisis 'dure dos, tres o diez años', dijo.

Además, las entidades españolas se enfrentan al crecimiento de la morosidad (llegará este año al 7%), y a los problemas que les genera estar quedando en desventaja respecto a las europeas por las ayudas de sus gobiernos. El presidente de la patronal exigió que todos los países jueguen con las mismas armas porque los bancos y las cajas no pueden competir directamente con los estados. Y si para igualarse hay que recapitalizar a las españolas, Quintás está dispuesto a que se haga: 'Si ellos tienen una bomba atómica, nosotros también la queremos. Luego acordaremos desarmarnos'. Aun así, prefiriría que no se hiciera porque cree que las entidades españolas pueden resistir sin problemas.

En 2008, todas las cajas dieron beneficios, pero el beneficio del sector cayó un 38,7%, hasta situarse en 6.829 millones de euros, el menor desde 2005. El descenso se intensificó por los 2.025 millones dedicados a provisiones voluntarias para posibles impagos. Aun así, el resultado de explotación refleja el negocio bancario cayó un 17,2%. El director general, José Antonio Olavarrieta, definió el año como 'el peor de toda la historia'.

La patronal pidió un cambio en la ley de cajas para que los poderes públicos no tengan que aprobar las fusiones interregionales. 'Alguien nos tiene que solucionar este problema', dijo Quintás, quien auguró que este año 'fructificarán' como mucho dos fusiones. La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, alertó de que es mejor liquidar que realizar fusiones entre entidades con problemas.

Más noticias