Público
Público

Rajoy clausura hoy en Castellón la convención del PP con más imputados de la historia

El presidente del Gobierno da su apoyo a Fabra con un partido dividido por su tibieza ante la corrupción. En los próximos días, también Camps y Barberá podrían ser imputados por el ‘caso Nóos'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy recibió la noticia de que Francisco Camps y Rita Barberá podían ser imputados por el caso Nóos cuando ya había confirmado que estaría hoy en Peñíscola (Castellón) para clausurar la Convención del PPCV, que lidera el presidente de la Generalitat y sucesor de Camps, Alberto Fabra. Algunas fuentes conservadoras creen que si esa imputación se hubiese materializado antes de hoy, el presidente habría dado plantón a Fabra. Al fin y al cabo, el ex president y la alcadesa de Valencia vendrían a sumar once imputados del PP con importantes cargos públicos en cuatro escándalos de corrupción distintos y a cada cual más sombrío: la trama Gürtel, el caso Brugal, el caso Cooperación o el caso Nóos. Once diputados de 55, el 20% del Grupo Parlamentario en Les Corts.

Por el momento, Rajoy no se ha pronunciado sobre esta desproporción de cargos públicos que han de rendir cuentas ante la Justicia. Fuentes del partido sostienen que tampoco lo hará hoy en Peñíscola y que su presencia se debe, únicamente, a su deseo de que se cierre la herida de Fabra por que el presidente del Gobierno y el PP no haya acudido a la Comunitat desde antes de ganar la elecciones generales, en noviembre de 2011.

El 'president' Fabra aún no ha sido ratificado por las urnas, sólo designado por su partidoEl president Fabra -que aún no ha sido ratificado por las urnas, sólo designado por su partido- sangra por la herida de la financiación autonómica al verse obligado a admitir en más de una ocasión que la 'discriminación' a la que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sometió a los valencianos, según el PPCV, ha continuado con el Ejecutivo de Rajoy. A mayores, Fabra ha tenido que soportar la indiferencia de su líder, que, hasta hoy, se ha resistido a protagonizar actos del PPCV para no tentar a la opinión pública y que se le recordase el cerrado apoyo que dio a Camps cuando saltó el caso de los trajes y los regalos que el ex president recibía directamente de los cerebros de la trama Gürtel, Francisco Correa y Álvaro Pérez, El Bigotes. Ahora que el hoy diputado raso está en las Corts absuelto por un jurado popular, Rajoy podría haber sacado pecho por las condenas antes del juicio, pero el caso Nóos se ha cruzado en su camino y, sobre todo, en el de Camps.

Fabra confía en que el presidente del Gobierno y el PP le dedique hoy algún gesto de confianza que confirme públicamente que será el candidato a la Presidencia de la Generalitat para 2015, a pesar de las acusaciones de 'tibieza con la corrupción' que se le dejan caer desde la calle Génova. En la sede nacional del PP recuerdan que el presidente valenciano manifestó su intención de distanciarse de Camps asegurando que no habría imputados en sus filas, pero éstos siguen ahí y alguno como el ex conseller Rafael Blasco le desafía abiertamente negándose a abandonar su escaño, a pesar de haber sido acusado por la propia Generalitat. La Abogacía pide para Blasco 11 años de prisión y 31 de inhabilitación por supuesto desvío de fondos públicos de ayuda a la cooperación internacional, esto es, por los delitos de tráfico de influencias, malversación de causales públicos, falsedad documental y prevaricación. La Fiscalía Anticorrupción, por su parte, pide 14 años de cárcel, pero en el PP valenciano hay varios dirigentes, además, que no son partidarios de que Blasco -ni el resto de imputados- abandonen el Parlamento autonómico si no se les condena. De momento, Fabra apuesta por apartarlos cuando se abra juicio oral.

Más noticias en Política y Sociedad