Público
Público

Rajoy no dará cifras sobre el rescate hasta conocer evaluaciones externas

El presidente se impone ante las contradicciones entre el PP y el Gobierno: "Pregúntenme a mi", señala a la prensa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Pregúntenme a mi'. Con esta frase lacónica el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha querido este jueves dar un paso adelante y reafirmarse en su posición de presidente, tanto de su Gobierno, como de su partido, ante las versiones contradictorias que unos y otros han lanzado en los últimos días sobre la situación de la economía española y la eventualidad de un posible rescate. Así, Rajoy ha dicho que es él, y solo él, el que dará la cifra que todo el mundo busca, la de los millones de euros que necesitará la banca española para completar su recapitalización.

En este sentido, ha dicho entender que todo el mundo dé cifras y haga análisis sobre la actual coyuntura económica, si bien ha insistido en que él, como presidente del Gobierno, debe ser 'prudente' y esperar a conocer las evaluaciones externas que ha encargado el propio Ejecutivo sobre el sector. 'Es de puro sentido común', ha sentenciado. No obstante, ha asegurado que no avanzará a cuánto asciende la cantidad que las entidades españolas necesitan para sanearse hasta que se pronuncien el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los auditores internacionales. Está previsto que estos últimos presenten su informe dentro de dos semanas.

Estas palabras de Rajoy llegan después de que, esta mañana, en una entrevista en Los desayunos de TVE, el secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, haya cifrado  entre 80.000 y 100.000 millones de euros la cantidad que necesitaría la banca española del fondo de rescate europeo para recapitalizarse, en el caso de que el Gobierno español decidiera finalmente recurrir a dicha opción.

Poco después, el portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, ha calificado esta cifra de 'disparatada' e 'irresponsable'. El FMI, por su parte, cree que España necesita al menos 40.000 millones de euros para sanear Bankia y otras entidades intervenidas o fusionadas con otros bancos. El lider del Ejecutivo ha comparecido en el Palacio de la Moncloa junto a su homólogo holandés en funciones, Mark Rutte, después de que ambos compartieran 'puntos de vista' sobre la situación de la eurozona y sobre las medidas 'decididas' que ambos han tomado en sus respectivos países para favorecer, entre otros asuntos, la consolidación fiscal.

Sin embargo, a juicio de lo expresado por Rutte, no han sido muchos los puntos de vista que han compartido ambos mandatarios. Así, el primer ministro de Holanda, tradicional aliado de Merkel en esta materia, se ha mostrado contrario a la posibilidad de que Bruselas ayude directamente a la banca y ponga en marcha instrumentos de mutualización de la deuda. Según Rutte, solo se podrá hablar de eurobonos cuando los intereses que pagan los socios de la moneda única por su deuda se acerquen un poco más, pues ahora hay países que pagan en torno al 1%, el bono alemán a diez años, por ejemplo, y otros que superan el 6%, como es el caso de España, informa Efe.

Rutte, que se vio forzado a dimitir el pasado abril al no tener respaldo parlamentario para sacar adelante un fuerte programa de recortes, ha alabado las reformas emprendidas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Como si hubiera calcado el argumentario del PP, el primer ministro holandés ha dicho que Rajoy comenzó la legislatura con el lastre de 'una herencia muy difícil' y ha recalcado que está trabajando 'duramente' para solucionar los problemas del país.

Por otro lado, el presidente del Gobierno ha refrendado el veto de su partido a todas las peticiones presentadas por los grupos de la oposición en la subcomisión del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) para que comparecieran en la Cámara baja los gestores de Bankia. Rajoy ha asegurado que, ahora, es 'capital' intentar resolver el problema generado con la crisis de la entidad, si bien no cree que las explicaciones sean oportunas, al menos por el momento. 'Yo quiero que haya un debate sobre este asunto [la crisis de Bankia] donde tenga que haberlo, pero estamos en un momento muy importante y muy delicado y creo que todos deberíamos intentar preservar la mayor y no ir a cosas que no digo que no sean importantes, pero que no son las decisivas a fecha de hoy', ha aseverado.

En este sentido, ha recordado cómo el rescate de entidades financieras con dinero público se han convertido en práctica habitual desde el estallido de la crisis económica y ha aprovechado para sacar pecho y recorda que en España es donde 'menos' inyecciones de capital se han hecho.