Público
Público

Rajoy planta cara a Aguirre y decide vetar a González

El presidente del PP comunicó ayer su decisión a Gallardón y tenía previsto informar cuanto antes a la presidenta madrileña. Rato le pidió a Rajoy el puesto en una reunión antes del verano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy confirmó ayer a Alberto Ruiz-Gallardón que vetará a Ignacio González, mano derecha de Esperanza Aguirre, como candidato a presidir Caja Madrid, según informaron fuentes de la dirección del PP a Público. Dichas fuentes añadieron que el presidente del PP tenía previsto reunirse cuanto antes con la presidenta de la Comunidad de Madrid para abordar el tema y que no está dispuesto a permitir que se salga con la suya. 'No va a pasar por ahí de ningún modo', dicen.

En estos meses de batalla por el control de la entidad financiera, el alcalde de Madrid se ha alineado claramente con la dirección nacional. En el partido comentan que Gallardón no ha dado ningún paso sin el consentimiento de Rajoy y, a veces, lo ha hecho incluso a iniciativa suya. El Ayuntamiento, que ha recurrido la Ley de Cajas por su pérdida de representatividad, quiere que se resuelva cuanto antes este proceso, pero no con González al frente.

Gallardón señaló ayer que su formación no era 'un partido federal' y con ello le concedió a Rajoy la potestad de la decisión final. Aguirre le respondió que eso era 'manifiestamente ilegal' porque 'se politiza la caja'. También dijo que le 'encantaría' llegar a un acuerdo con el regidor, pero reconoció que no era fácil con el recurso judicial por medio.

Con las chispas saltando de nuevo entre los dos dirigentes madrileños, ayer los que rodean a Rajoy mantenían que este no se podía permitir otro pulso interno tras la crisis de la Comunidad Valenciana, donde Francisco Camps se resistió hasta el último minuto a destituir a su número dos, Ricardo Costa, por el caso Gürtel.

La actuación de Rajoy fue muy criticada en las filas conservadoras y dejó resentida su autoridad. Por eso mismo, explican, ahora lo que menos le conviene es perder este órdago frente a su máxima rival. 'Estaría muerto políticamente', juzgan algunos de sus colaboradores. 'Tiene que demostrar su liderazgo', señala un diputado.

Rajoy prefiere a Rodrigo Rato como sustituto de Miguel Blesa. El ex director del Fondo Monetario Internacional se lo pidió personalmente al líder del PP en una reunión privada que ambos celebraron antes del verano, en la séptima planta de la sede nacional del partido. El jefe de la oposición le prometió que haría todo lo posible. Pero el ex vicepresidente económico durante los gobiernos de Aznar no quiere que se utilice su nombre para ningún fuego cruzado.

Desde luego, todo candidato que aparece en los medios se quema, como le ha ocurrido a Luis de Guindos, ex secretario de Estado de Economía, que ya se da por descartado de la lista.

Gallardón pide que Rajoy decida porque el PP no es 'un partido federal'

Rajoy decidió comunicarle a Aguirre que él quería a Rato a principios de octubre, en el viaje a Copenhague en el que se dirimía si Madrid iba a ser sede de los Juegos Olímpicos de 2016. La presidenta de la Comunidad, según fuentes del PP, le dijo que lo tendría presente y le pidió a Rajoy tiempo para convencer a González.

Pero los planes saltaron por el aire el pasado martes, cuando Aguirre advirtió de que no había que descartar a su fiel escudero. Francisco Granados, secretario general del PP de Madrid, puso la puntilla diciendo que 'muy probablemente' González sería el elegido.

La dirección nacional del PP lo interpretó como un 'completo desafío'. Pero Rajoy guardó silencio para no avivar más la guerra. El PP de Madrid se encargó durante las horas siguientes de hacerlo, criticando la injerencia del presidente nacional en un tema que 'no le correspondía'.

En el PP todos saben que Rajoy no ha olvidado un tenso Comité Ejecutivo Nacional, de junio de 2008, en el que el vicepresidente de la Comunidad advirtió a su jefe de filas del peligro que tenía caer 'en el relativismo, en el tacticismo y en el oportunismo cortoplacista y acomplejado'.

Lo que no saben sus colaboradores es cuál puede ser la reacción de Rajoy si Aguirre sigue adelante. Recuerdan aquella reunión en la que la presidenta de la Comunidad estuvo a punto de renunciar a su cargo con tal de que Gallardón no fuera en las listas como diputado. Ahora hay quien cree que Rajoy le podría recordar a ella que es la dirección nacional la que elige a los candidatos a las autonómicas.

Aguirre responde que eso es 'ilegal' porque 'politiza la caja de ahorros' 

A pesar de todo, muchos en el partido se resisten a creer que Rajoy se atreva a dar un puñetazo sobre la mesa porque 'no es su estilo'. 'No se va a imponer', cree alguien de su entorno, recordando lo que le cuesta hacerlo. Ayer, desde la cúpula se esmeraban en lanzar un mensaje conciliador. 'Rajoy dejará que sean los órganos de gobierno de la caja quienes se pronuncien', era la versión oficial.

En ese mismo sentido se pronunció Aguirre, quien rebajó en un grado la intensidad de su discurso. Dijo que iba a cumplir 'estrictamente la Ley de Cajas de 1985', que 'prohíbe expresamente' que ni ella, ni Rajoy, ni Zapatero puedan 'imponer' un nombre. Además, defendió que lo único que perseguía era el 'consenso'. En su entorno aseguraban que no había recibido 'ningún toque de atención' de Rajoy.

Aguirre, a pesar de todo, terminó reconociendo que González sería 'un excelente presidente'. Y su mano derecha sólo respondió a una pregunta: '¿Usted cree que es el perfil idóneo?'. 'Como diría el presidente nacional, yo pienso lo que usted piensa que estoy pensando', contestó. Traducción: que Rajoy no se moja. Pero a lo mejor esta vez González se lleva una sorpresa.

“El Gobierno no va a intervenir en el nombramiento del nuevo presidente de Caja Madrid, ni va a decir si un candidato se ajusta o no al cargo”. Así lo afirmó ayer la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, para mostrar, como intentan todos los partidos de cara a la galería, que la gestión de las cajas no está politizada. Sin embargo, en la misma rueda de prensa reconoció que hace meses recomendó a Esperanza Aguirre que pusiera a un profesional al frente de Caja Madrid porque lo adecuado sería que todo el sector “tendiera a la profesionalización”. Con esa afirmación, prácticamente vetó a Ignacio González, el número dos de Aguirre, que no tiene ninguna experiencia en la gestión de entidades financieras. Salgado reprochó al PP que abogue por la despolitización de las cajas y que luego intente imponer a un presidente como González. / VIRGINIA ZAFRA