Público
Público

Rajoy se reúne con las pymesa falta del apoyo de Botín

El PP resume sus iniciativas en una denominada Ley de Emprendedores que llevará al Congreso

MARÍA JESÚS GÜEMES

Si el sábado pasado José Luis Rodríguez Zapatero tenía su foto con los grandes empresarios españoles, ayer Mariano Rajoy se hizo la suya con emprendedores. En el PP querían que se visualizara claramente que su jefe de filas está con los que generan el 80% del empleo en España y no con los más poderosos.

Pero lo cierto es que a los conservadores no les ha hecho ninguna gracia que el presidente del Santander, Emilio Botín, pida a Zapatero que agote la legislatura y aplace el debate sucesorio. La postura del primer banquero español ha supuesto un revés importante para el PP, que lleva exigiendo un adelanto electoral desde hace meses. No es el primero que les hace sufrir. También lo vivieron cuando el 25 de junio de 2010 Rajoy presentó su alternativa económica en un desayuno informativo al que acudieron varias personalidades pero en la que destacó la ausencia de Botín.

El líder del PP pide que no se confunda al empresario con un "ricachón con barco"

Ayer, sin que le llegue al final ese respaldo tan sintomático de que se masca un cambio, Rajoy se reunió con cien representantes de pymes en Utopic_us, un local de Madrid que se define como "usina de transformación creativa". Entre ellos había dueños de bares, responsables de algún que otro estudio de arquitectura, el fundador de Twitter o el presidente de los jóvenes empresarios.

Ante todos ellos, el líder del PP prometió que en los próximos días su formación presentará en el Congreso una Ley para los emprendedores con el objetivo de facilitar la creación de nuevas empresas a través de la simplificación administrativa y la unidad de mercado. En el texto que desgranó se recogen algunas de las medidas que el PP ha venido sugiriendo en estos últimos meses como incentivos fiscales o programas de formación. Pero también se habla de bonificaciones como, por ejemplo, del 100% para jóvenes y mujeres durante el primer año de contrato.

El jefe de la oposición, que lleva dos semanas preparando este encuentro, respondió a algunas preguntas de los asistentes. Un empresario de Madrid quiso que le dijera cuáles eran las reformas laborales y fiscales más urgentes y que le aventurase cuál podía ser el sector que viniera a reemplazar al de la construcción.

Admite que España "se aleja de la posibilidad" de un rescate de la UE

"No es cuestión de unas cuantas medidas concretas sino de un plan global que acabe generando confianza. Eso es muy importante", comenzó a decir Rajoy sin concretar mucho. Con el mismo tiento se pronunció respecto al segundo tema: "Me parece muy complicado y arriesgado que yo pueda decirlo y que lo pueda decir cualquier dirigente político".

A pesar de todo, Rajoy afirmó que la única política impositiva que retocaría es la relativa a las pymes. "No tocaría nada más", indicó. "No se puede decir que vamos a bajar todos los impuestos porque eso sería una tontería", comentó reconociendo que faltará a la promesa que viene haciendo desde hace tiempo.

Y aunque habló entre otros del sector turístico o del agroalimentario, Rajoy se negó a dar por muerto el de la construcción de viviendas residenciales: "Este tiene que seguir siendo importante en España. No entiendo esta demagogia barata que hemos escuchado de la política del ladrillo. Las cosas se pueden hacer ordenadamente. La gente vive en casas y en estas hay que meter electrodomésticos, muebles y de la construcción dependen muchísimas pymes".

En un ambiente de "buen rollo", tal y como él lo describió, Rajoy destacó que en la economía española hay señales positivas, como la mejora del turismo, de las exportaciones y que "se aleja la posibilidad" de un rescate de la Unión Europea. Pero también enumeró los problemas: el paro, el crecimiento económico negativo, el elevado déficit público, el bajo consumo interno, subida del petróleo, de los precios en general y la falta de crédito.

El líder del PP pidió empezar por impulsar un cambio de mentalidad en la sociedad para que la gente no crea que ser empresario es sinónimo de "ricachón que tiene un barco" sino de personas "imprescindibles" para la recuperación de la economía y la creación de empleo.

A su juicio, España necesita un millón de emprendedores para situarse al nivel de antes de la crisis. Para Rajoy, "sin pequeñas empresas nunca habría grandes empresas" resaltando que algún día también lo fueron Mercadona, Mango o Zara. Y reprochó al Gobierno que no se acuerde de ellas y, por tanto, no se las "apoye y estimule". El líder del PP abogó por suprimir la asignatura de Educación para la Ciudadanía y reemplazarla por otra que promueva la cultura empresarial en la infancia.

Más noticias de Política y Sociedad