Público
Público

Rajoy: "La sensación de asfixia que había hace un año ya no existe"

El presidente del Gobierno clausura la Asamblea de la CEOE ahondando en su discurso optimista frente a unos empresarios que le reclaman más reformas aunque sean impopulares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Poco antes de la una de la tarde, Mariano Rajoy hizo acto de presencia en el palacio municipal de Congresos de Madrid para clausurar la Asamblea de la CEOE. Pocos aplausos y poco entusiastas para recibir a un presidente del Gobierno al que Juan Rosell, presidente de la patronal, le dirigió un mensaje muy claro: hay que hacer más reformas, aunque sean impopulares. 'Son el único camino para salir de la crisis, para ser una sociedad competitiva', dijo Rosell, quién celebró, entre otras cosas, la moderación salarial de los últimos meses.

Rajoy respondió lo esperado: atisbó un vergel en la economía española. De creerle, la crisis está a punto de ser pasado. 'Tenemos plena confianza en los empresarios y en la sociedad española', dijo Rajoy, quién aseguró que no va a desviarse ni un milímetro del rumbo trazado. Rajoy sacó pecho y recordó que ya ha tomado decisiones difíciles. 'La sensación de asfixia de hace un año ya no existe', dijo el presidente.

Rajoy no dejó de desgranar sus 'logros' (menos déficit, menos inflación, más exportaciones). 'Hay motivos fundados para la esperanza', dijo Rajoy, que no pudo ocultar que a ese dibujo le falta crecer y crear empleo, aunque aseguró que se avanza en la buena dirección, aunque asumió que el problema del crédito es el más urgente que debe resolver la economía española.

Rajoy aseguró que España 'está mejor que hace un año', aunque reconoció que el paro, la ausencia de crecimiento y la falta de crédito 'siguen ahí' y, por tanto, apeló a la necesidad de seguir trabajando 'con intensidad'.

Pero Rajoy también tiene la solución para ello: 'Hay que perseverar'. Y es que nada podía alterar el discurso optimista de Rajoy: el presidente del Gobierno insistió en la idea de que 'lo peor ha pasado' y de que 'estamos en el prólogo de la recuperación'. Reconoció que para que algunas medidas surtan efecto tendrán que pasar un tiempo, pero mostró 'confianza' en sus políticas.

Enunció las próximas reformas que tiene previsto acometer el Gobierno, entre ellas las de Unidad de Mercado, la Ley de Emprendedores, la Ley de sostenibilidad de las pensiones, la Ley de Administración local, la reforma energética, la Ley de desindexación de la economía y la reforma de la Administración. Esta última será aprobada el próximo viernes por el Consejo de Ministros. Para 2014 deja la reforma tributaria tendrá como objetivo favorecer el ahorro, la inversión, la innovación y la creación de empleo, 'que es el gran objetivo nacional'.

En realidad no hacía falta que Rajoy alabase su acción de Gobierno. Para eso ya estaba Rosell: el patrón de los patronos aseguró que el Gobierno 'está siendo valiente', aunque, eso sí, advirtió a Rajoy de que en la actual coyuntura económica 'no son posibles más subidas de impuestos'. 'Hay que ser ambiciosos en las reformas', sostuvo Rosell, y citó las más entre las más necesarias, según su criterio: la reforma de las Administraciones Públicas, la de la financiación territorial y la reforma fiscal.

El presidente de la CEOE coincidió con Rajoy en que, pese a la existencia de algunos datos positivos, la economía española todavía presenta 'muchas sombras y rigideces como la todavía rigidez del mercado laboral' o el acceso al crédito. Rosell incidió en que la consolidación y el impulso al crecimiento económico pasan por recuperar la confianza porque, de lo contrario, la economía española no avanzará o lo hará modestamente; por conseguir una mayor integración europea, y por continuar avanzando en las reformas estructurales.

Más noticias en Política y Sociedad