Público
Público

Rajoy: "Zapatero no convence a nadie"

El PP resta importancia al hecho de que Camps aceptara trajes como regalo de la rama valenciana del 'caso Gürtel'

YOLANDA GONZÁLEZ

Ajeno a las críticas internas de su partido sobre la oportunidad perdida que le supuso el debate sobre el estado de la nación y a que los ciudadanos le den como el perdedor, Mariano Rajoy se empeñó el domingo en dibujar un panorama en el que "Zapatero no convence a nadie". Lo hizo en un acto en Madrid con las Nuevas Generaciones de su partido (NNGG), donde cargó contra las últimas propuestas del presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados. A juicio del líder de la oposición existe una "crisis de desconfianza" en el Gobierno de España ganada "a pulso" por Rodríguez Zapatero, que "tuvo la confianza de mucha gente y la ha dilapidado".

El presidente del PP alertó contra los planes del Gobierno en materia de vivienda. Consideró que con la propuesta de eliminar las deducciones por este concepto en 2001, Zapatero va a convertir "a los jóvenes españoles de hoy en la primera generación de nuestra historia moderna que no va a poder desgravar a la hora de pagar sus impuestos por comprar una vivienda". "Esto sí que es un ladrillazo; el ladrillazo de Rodríguez Zapatero", consideró Rajoy.

Vivienda: una amenaza

El líder de los conservadores interpreta las propuestas del Gobierno en materia de vivienda como una "amenaza": "Si no compras antes de 2011, te quedas sin ningún beneficio, fiscal", remató. En materia de empleo, Rajoy apostó por una reforma del mercado laboral en la que prime la contratación indefinida. Pero no dio más pistas.

En el mismo acto, el candidato del PP a las elecciones europeas, Jaime Mayor Oreja, acusó al presidente Zapatero de "usar los valores para dividir a los españoles".

Pese a que Rajoy ha instado a los dirigentes del partido a que den en público su apoyo expreso al presidente de la Generalitat, no hubo una sola mención a Francisco Camps en el acto de NNGG. El también presidente del PP de la Comunidad Valenciana acudirá a declarar el martes en calidad de imputado en la rama valenciana del caso Gürtel.

La línea de defensa que el PP ha empezado a trazar en los últimos días consiste en minimizar la importancia que tiene el hecho de que Camps aceptara trajes de la trama valenciana de este escándalo de corrupción. Es la misma estrategia a la que recurrió Rajoy recién estallado el escándalo, cuando dijo que Camps "no se vende por tres trajes". En el entorno del líder del PP insisten en que quizá el único error del president ha sido el de ser amigo de Álvaro Pérez, El Bigotes, uno de los cabecillas de la trama.

No obstante, un importante número de diputados considera que el problema no son los trajes, sino que "Camps no ha aclarado si pagó esta ropa o los recibió como regalo".

Más noticias de Política y Sociedad