Público
Público

Rasmussen asegura que la OTAN seguirá en Afganistán mientras sea necesario

El nuevo secretario general de la alianza también ha subrayado la necesidad de crear un mecanismo "permanente contra la piratería"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo secretario general de la OTAN , el ex primer ministro de Dinamarca, Anders Fogh Rasmussen, ha afirmado en Bruselas que las fuerzas aliadas seguirán en Afganistán mientras sea necesario.

En la presentación hoy de sus prioridades al frente de la Alianza, el danés subrayó que éste es un año clave para Afganistán y destacó la contribución de la OTAN para que las próximas elecciones tengan lugar en un clima de libertad y credibilidad.

A medio plazo, dijo que el objetivo debe ser transferir a las autoridades afganas las responsabilidades de seguridad, pero insistió en que los aliados seguirán ofreciendo su apoyo tanto tiempo como haga falta y negó que la OTAN planee abandonar Afganistán sin haber cumplido su misión.

Asimismo, Rasmussen declaró que la segunda prioridad será la mejora de las relaciones con Rusia, bastante deterioradas desde la guerra entre Rusia y Georgia de agosto del año pasado. 'Las discrepancias que mantenemos no deberían deteriorar nuestras relaciones', afirmó.

Rasmussen también fijó entre las prioridades la creación de un mecanismo 'permanente contra la piratería' y la continuación de la política de ampliación de la OTAN. No obstante, reconoció que dos países de la antigua URSS que aspiran a integrarse en la Alianza, Georgia y Ucrania, todavía no están preparados para la adhesión.

Hizo hincapié en que existen áreas de 'interés común', como la lucha contra el terrorismo, el combate contra la piratería y la no proliferación de armas y se comprometió a trabajar para convencer al pueblo y a los mandatarios rusos de que 'la OTAN no es un enemigo de Rusia'.

'No soy un soñador', destacó, y admitió que 'habrá asuntos fundamentales en los que no vamos a estar de acuerdo'.

No obstante, confió en que las diferencias 'no envenenen la relación' de los aliados de Moscú.

Como tercera prioridad, Rasmussen apuntó a las relaciones de la Alianza con los países del Mediterráneo, con los que espera construir un diálogo basado en el 'respeto mutuo, la comprensión y la confianza'.

'Me comprometo personalmente al diálogo con todos ellos, a escuchar sus puntos de vista', y avanzó que planea reunirse con los embajadores de esos países para discutir sobre la colaboración mutua.

Sobre su posición durante la llamada 'crisis de las caricaturas' de Mahoma, cuando era primer ministro de Dinamarca y que causó un grave incidente diplomático entre ese país y el mundo musulmán, enfatizó que se trata de un 'elemento del pasado', y abogó por profundizar en las relaciones con los países de esa confesión.

En cuanto a Kosovo, Rasmussen confirmó los planes de retirada progresiva de las fuerzas aliadas, destacó el 'éxito' de esa operación y la puso como ejemplo para Afganistán.

'La operación en Kosovo es una historia de éxito, un buen ejemplo de cómo la OTAN y la ONU pueden trabajar juntas', indicó, y desvinculó la salida de soldados de esa zona con su posible envío a Afganistán.