Público
Público

Rasmussen toma el relevo a Scheffer al frente de la OTAN

El ex primer ministro danés llega a la alianza militar dispuesto a  reforzar su posición en Afganistán

EFE

El danés Anders Fogh Rasmussen ya es el nuevo secretario general de la OTAN en sustitución del holandés Jaap de Hoop Scheffer, que el jueves dejó el cargo tras cinco años y medio de mandato.

Está previsto que el antiguo primer ministro danés tenga su primera toma de contacto con la sede de la Alianza el próximo lunes, y que el martes presida su primer Consejo Atlántico, el máximo órgano decisorio de la organización.

Los dirigentes de la OTAN designaron formalmente a Rasmussen como sucesor de Scheffer el pasado abril durante la cumbre de Estrasburgo-Kehl, un nombramiento que estuvo a punto de verse empañado por las objeciones del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdongan, crítico con el comportamiento del danés hace unos años en la llamada "crisis de las viñetas" de Mahoma.

En esa cumbre se acordó también reforzar la posición de la OTAN en Afganistán e iniciar el proceso de actualización de su estrategia.

Precisamente la operación en Afganistán es el principal reto al que se enfrentará el danés y ya lo era cuando Scheffer tomó posesión en enero de 2004.

Desde entonces, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) -la misión internacional de seguridad que encabeza la Alianza bajo el mandato de las Naciones Unidas- ha multiplicado por diez su presencia (de 5.700 a 64.500 efectivos) y se ha extendido desde Kabul a todo el territorio, aunque este desarrollo no ha sido suficiente para detener a los insurgentes talibanes.

El nuevo secretario general también va a encontrar las relaciones con Moscú recién recompuestas y con el Consejo OTAN-Rusia, órgano de discusión privilegiada, que funciona plenamente tras meses de parón a causa del conflicto del verano anterior en el Cáucaso.

La guerra entre Rusia y Georgia del pasado agosto se debió, entre otros motivos, a los roces entre Moscú y la Alianza debidos a la política de expansión de la organización hacia el este.

Ocho países del antiguo bloque soviético (Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Bulgaria, Eslovenia y Eslovaquia), Albania y una república ex yugoslava (Croacia) ingresaron en la OTAN desde 2004.

Por otra parte, Rasmussen llega con el propósito de que la OTAN sea "más transparente y participativa que nunca", para lo que iniciará un proceso de consulta pública sobre el futuro concepto estratégico aliado.

Esa nueva estrategia -los líderes de la OTAN ya decidieron en la cumbre de Estrasburgo-Kehl que era necesario un nuevo impulso-, que debe estar preparada en el segundo semestre de 2010, definirá con precisión las nuevas responsabilidades y misiones de la Alianza en el siglo XXI.

El nuevo secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, es conocido como un hábil negociador y un político pragmático que fue aliado fiel del anterior presidente de EEUU, George W. Bush, durante su permanencia al frente del Gobierno.

Rasmussen apoyó desde el principio la misión en Afganistán y aprobó el envío de tropas a Irak, donde aseguró en 2003 que había armas de destrucción masiva, algo que a su juicio justificaba el ataque.

En cambio, cuando se demostró que la realidad era otra, negó que Dinamarca hubiera ido a la guerra por esa razón sino porque el entonces presidente iraquí, Sadam Husein, no colaboraba con la ONU.

Poco después, cuando la publicación en 2005 de unas caricaturas de Mahoma en un diario danés causó un conflicto con el mundo islámico -la mayor crisis diplomática vivida en Dinamarca desde la II Guerra Mundial-, Rasmussen se erigió en defensor de la libertad de expresión y se negó a disculparse por las viñetas.

Entonces, hasta su predecesor al frente del Partido Liberal y mentor, Uffe Ellemann-Jensen, criticó su actitud, que llevó a Turquía a objetar a su nombramiento al frente de la OTAN hasta el pasado 4 de abril, cuando finalmente le dio su respaldo.

Pese a negarlas en público, sus aspiraciones internacionales eran un secreto a voces tras convertirse en líder histórico de su partido con tres mandatos seguidos.

Nacido en 1953 en una familia campesina de Jutlandia, ya le llamaban "primer ministro" en la escuela, y ése era siempre su papel en una versión del "Monopoly" que inventó con sus hermanos.

A los 17 años ingresó en las Juventudes Liberales, a los 25 era diputado y a los 32 alcanzó la vicepresidencia del partido.

Ministro de Impuestos y de Economía, un caso de errores contables le hizo dimitir en 1992, pero salió beneficiado al ser elegido portavoz parlamentario, hasta que en 1998 tuvo vía libre a la Presidencia.

Inspirado en el nuevo laborismo del británico Tony Blair, Rasmussen llevó al Partido Liberal al centro, asumió parte del ideario socialdemócrata, y logró en 2001 la primera mayoría absoluta de la derecha desde 1929, que ha mantenido tres legislaturas seguidas.

Una fuerte política de inmigración, la modernización del Estado del Bienestar y la congelación fiscal han sido las marcas de su Gobierno, sostenido por los votos del ultraderechista Partido Popular Danés.

Ese pragmatismo, que algunos han calificado de "oportunismo", define a quien de ser llamado "Anders el Rojo" de joven por defender un capitalismo popular pasó a ser liberal puro y admirador del republicano presidente estadounidense Ronald Reagan.

Rasmussen se ganó reputación internacional como hábil negociador en la presidencia danesa de la Unión Europea (UE) en 2002, que culminó con la ampliación a 25 países; de ahí que su nombre destacara para un alto cargo en Bruselas, aunque el hecho de que Dinamarca no haya adoptado el euro como moneda le ha podido perjudicar.

 

Más noticias de Política y Sociedad