Público
Público

Rato critica al Gobierno por su actuación en Bankia

En un informe enviado a los consejeros de la entidad, Rato lamenta que el saneamiento se haga "a costa de fondos públicos y causando un grave perjuicio a los actuales accionistas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres semanas y media después de renunciar a seguir al frente de Bankia, Rodrigo Rato, aún presidente formal de la entidad, ha roto su silencio. Lo ha hecho a través de un informe que este viernes ha desvelado la cadena Ser

El texto, titulado Sobre el plan de recapitalización de Bankia (PDF) , fue repartido el pasado miércoles entre los miembros del Consejo de Administración. En el informe Rato critica que la recapitalización de Bankia se haga a costa de los accionistas de la entidad y de fondos públicos. 

'El plan de recapitalización va a dejar al grupo en una magnífica situación financiera, pues es una inyección brutal de fondos para que la sociedad incremente sus provisiones de forma notable, pero desgraciadamente ello se hace a costa de fondos públicos (un 2% del PIB), y causando un grave perjuicio a los actuales accionistas de Bankia, pues el efecto dilutivo va a provocar una enorme caída en la cotización de la acción', escribe el exhombre fuerte de Bankia. 

Fuentes próximas a Caja Madrid justifican a EFE que Rato explicó las líneas generales del plan de recapitalización de Bankia, basándose en un texto a modo de resumen redactado por su equipo. Las mismas fuentes dicen que este documento, al no haber sido redactado por Rato, no tiene que ser necesariamente su opinión aunque fuera distribuido por él.

El documento recuerda que Bankia ha pedido 22.000 millones al Estado, que con ajustes se quedan en 19.000 millones y que hacen que el grupo tenga prácticamente la mitad de sus préstamos inmobiliarios cubiertos, por encima del resto de sus competidores.

Todo esto gracias a la ingente cantidad de fondos, algo que es 'magnífico' para el grupo, porque le permitirá cumplir con las nuevas exigencias de provisiones del Gobierno y tener además 'múltiples y mullidos colchones para posibles pérdidas futuras'.

Caja Madrid también advierte de las consecuencias para el resto del sector

Otro punto del plan de saneamiento que se cuestiona en el texto son los 4.000 millones que pide Bankia para ajustar el valor de su cartera de empresas participadas, dando por hecho que la misma se tendrá que vender y que se hará a precios de mercado actuales, los más bajos en años. Las compañías sólo ajustan el valor de sus empresas participadas si las consideran un activo disponible para la venta.

Por último, el análisis de Caja Madrid sobre el plan de Bankia advierte de las consecuencias negativas para el resto del sector financiero, que se quedará con porcentajes de cobertura 'muy inferiores' a los de Bankia.

En este sentido, algunos bancos temen ya que el saneamiento que pretende hacer Bankia sirva de ejemplo del que se verán obligados a hacer el resto de entidades, especialmente si las consultoras contratadas por el Gobierno detectan la necesidad de más provisiones.