Público
Público

Raúl Castro preside la máxima fiesta cubana dos años después de la enfermedad de Fidel

EFE

El general Raúl Castro preside este sábado la máxima fiesta cubana, el aniversario del asalto al cuartel Moncada, por primera vez como jefe de Estado titular y dos años después de que su hermano Fidel apareciera por última vez en público, en la misma celebración.

Los festejos se celebran este año en Santiago de Cuba, en el sureste de la isla, en medio de la semana del carnaval y entre expectativas por posibles anuncios de Raúl Castro sobre el futuro del único país comunista de América.

Medios informativos oficiales señalan hoy que al acto, convocado para las 19.00 hora local (23.00 GMT), asistirán 10.000 santiagueros, además de la cúpula del Gobierno y del Partido Comunista de Cuba, y será retransmitido por todas las cadenas nacionales de radio y televisión.

El general ya presidió en 2007 los actos del 26 de julio, pero entonces como jefe de Estado interino, y en aquella ocasión admitió que Cuba necesita cambios estructurales.

En los últimos meses se han levantado prohibiciones a la venta de computadores, teléfonos celulares, motocicletas eléctricas, ollas arroceras, televisores, lectores de vídeo y otros artículos, y ahora también se permite que los cubanos se alojen en los hoteles antes reservados a los turistas extranjeros.

Los cambios principales se refieren al campo, para revitalizar la producción agropecuaria en una isla que tiene ociosas más del 50 por ciento de sus tierras cultivables.

Cuba gastará este año alrededor de 2.000 millones de dólares en la importación de alimentos, que suponen más del 80 por ciento de los que entrega a la población a precios subvencionados como parte de la canasta básica.

Se darán tierras abandonadas o infrautilizadas a los campesinos particulares y cooperativas se les facilitarán abonos y herramientas, pero sin renunciar a la gran empresa estatal, porque todas las reformas -ha reiterado Raúl Castro- se hacen para fortalecer el socialismo.

Muchos cubanos esperan otras reformas que alivien sus penurias de alimentación y transporte, que les permitan viajar libremente, comprar vehículos y viviendas, o que el dinero con que les pagan tenga más valor adquisitivo.

La mayoría de los santiagueros consultados por Efe, incluidos muchos que se declaran orgullosamente revolucionarios, esperan que haya más reformas y liberalizaciones.

Sin embargo, Raúl Castro, en sus últimos mensajes a la nación, ha enfriado las expectativas y ha pedido a sus compatriotas que hagan más sacrificios, que trabajen y produzcan más, porque los retos de Cuba son "grandes y difíciles".

El general de 77 años ha reiterado que hay que ser "realistas" y que la situación mundial, con grandes aumentos en los precios de los alimentos y los combustibles, impiden ir más rápido con sus prometidas reformas.

Fidel Castro, de 81, convaleciente de una enfermedad intestinal por la que ha sido intervenido quirúrgicamente varias veces, anunció el 19 de febrero pasado que dejaba la Presidencia y el mando militar tras 49 años y 55 días en el poder, y su hermano menor fue elegido para sucederle cinco días más tarde.

Pero Raúl Castro tiene las riendas de Cuba de hecho desde hace dos años, pues el estado de salud del ahora ex presidente le ha impedido gobernar desde el 26 de julio de 2006, aunque el anuncio oficial se hizo cinco días después.

La acumulación de cincos en esta historia es notable: la revolución derrocó al dictador Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959, exactamente cinco años, cinco meses y cinco días después del fracasado asalto a los cuarteles Guillermón Moncada y Carlos Manuel de Céspedes de Santiago y Bayamo, respectivamente, que encabezó Fidel Castro hace 55 años.

El acto principal de la efeméride, esta noche, se celebrará frente al Moncada (que antes había sido prisión y ahora es "Ciudad Escolar"), donde se colocaron miles de sillas y grandes banderas y pancartas.

Más noticias de Política y Sociedad