Público
Público

Se reanudan las negociaciones a seis tras presentar Pyongyang su inventario nuclear

EFE

Las delegaciones de las seis partes implicadas en la negociación para la desnuclearización de Corea del Norte reanudaron hoy sus reuniones, después de que el régimen estalinista entregara un inventario con su programa y sus instalaciones nucleares.

Según confirmó Qin Gang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, la reunión, celebrada en la capital china, se centró en estudiar "pasos y medidas" para lograr el cumplimiento "completo y equilibrado" de la segunda fase del proceso de desarme nuclear norcoreano.

Así, las seis partes implicadas -las dos Coreas, Estados Unidos, Rusia, Japón y la anfitriona China- estudiaron de nuevo las posibilidades para que Pyongyang renuncie a su programa de armamento atómico a cambio de incentivos económicos y diplomáticos.

Hace dos semanas, Corea del Norte elaboró y entregó una lista con su programa y sus instalaciones nucleares de plutonio, a cambio de lo cual EEUU aseguró que cumplirá sus promesas de eliminar a Pyongyang de la lista de países patrocinadores del terrorismo y de levantar sanciones comerciales sobre el régimen estalinista.

Corea del Norte también quiso demostrar su compromiso con las negociaciones, destruyendo la torre de refrigeración de su reactor nuclear en Yongbyon.

No obstante, Washington ya ha advertido de que se deberá verificar a fondo la información proporcionada por Corea.

Antes de iniciarse la reunión de hoy, el jefe de los negociadores chinos, Wu Dawei, quiso enfatizar que todas las partes reunidas comparten los mismos objetivos estratégicos, "con el fin último de lograr una península coreana libre de armas nucleares".

Por su parte, el máximo negociador nuclear estadounidense, Christopher Hill, reiteró que la verificación de la declaración entregada por Corea del Norte requerirá de "varias semanas, o incluso meses".

Entre las medidas que reclamó Washington se incluyen entrevistas a responsables norcoreanos y visitas 'in situ' a las instalaciones nucleares.

"Hay muchos puntos que necesitan ser examinados detalladamente", explicó Hill.

De esta manera, quedó prácticamente zanjada la segunda fase del desarme, a cambio de la cual Pyongyang recibirá un paquete de ayuda energética, pero queda pendiente todavía que el régimen declare las armas atómicas producidas, su supuesto arsenal secreto de uranio y la venta de tecnología nuclear a Siria.

La tercera fase del acuerdo, cuyos detalles fueron rubricados por los seis países en 2007, implica un inventario completo, su verificación y su inutilización irreversible, a cambio de que Pyongyang reciba la totalidad del millón de toneladas de crudo pesado prometidas y entable vínculos con Washington y Tokio.

Más noticias de Política y Sociedad