Público
Público

Rechazada en Elorrio la "moción ética" en un pleno que acaba con un detenido

EFE

El Ayuntamiento de Elorrio (Vizcaya) rechazó hoy, con los votos en contra de ANV y la abstención del edil independiente, la "moción ética" presentada por el PSE-EE y el PNV, en un pleno a cuyo término se produjeron incidentes, que se saldaron con un radical detenido, acusado de agredir a un agente de la Ertzaintza.

Durante la sesión, los representantes de ANV no hicieron ninguna referencia al atentado perpetrado hoy por ETA en Legutiano (Álava), en el que un guardia civil resultó muerto y otros cuatro agentes heridos, y presentaron una moción alternativa en la que reclamaron el derecho a la autodeterminación y la territorialidad de Euskal Herria.

En el pleno, al que acudieron numerosos simpatizantes de la izquierda abertzale, los radicales tacharon de "fascistas" y "terroristas" a los concejales del PNV y del PSE-EE.

De forma constante y pese a las continuas llamadas al orden del alcalde, Nico Moreno, de ANV, interrumpieron con gritos a la portavoz del PSE-EE, Mari Carmen Muñoz, y a la del PNV, Ana Otadui, cuando éstas intervinieron para defender la moción "ética", que exigía la dimisión de los corporativos que no rechacen la violencia.

La portavoz del PSE-EE censuró que ETA siga empeñada en imponer el "terror", como recordó que ha hecho hoy con el atentado mortal perpetrado en Legutiano.

Los simpatizantes de ANV, que acudieron a la sesión con pancartas, permitieron en cambio hablar con normalidad al teniente alcalde, Txaber Igarza, y al edil de la formación independiente ACE, José Antonio Alcorta.

Este corporativo presentó una propuesta alternativa, que fue desestimada, en la que rechazó la amenaza y la violencia, pero mantuvo que la de ETA no es la única.

Finalmente, el pleno aprobó la moción alternativa que presentó ANV para reclamar el derecho de autodeterminación. Contó con el respaldo de los 6 ediles de esta formación, la abstención del edil independiente y el rechazo de los 4 ediles del PNV (faltó uno al pleno), y de la corporativa del PSE-EE.

Antes de dar por concluida la reunión, que finalizó con una salva de aplausos y gritos de "ANV aurrera" (ANV adelante), el alcalde llamó a actuar "con responsabilidad" para lograr un "marco en el que tengan cabida todos los proyectos".

A la salida del edificio consistorial se vivió la máxima crispación cuando simpatizantes de la izquierda abertzale aguardaron a los ediles del PNV y a otros asistentes al pleno para hacerles un pasillo y descalificarles a su paso, momento en el que varios fueron acorralados y se produjo un forcejeo.

Más noticias