Público
Público

Recuerdos emotivos de Pavarotti describen al hombre y al tenor

EFE

Un año después de la muerte de Luciano Pavarotti, una exposición promovida por su viuda, Nicoletta Mantovani, desvela su faceta como hombre y como tenor gracias a recuerdos, fotos, trajes de escena y sus objetos preferidos .

Con el título "Pavarotti, el hombre que emocionó al mundo", se abrió hoy en Roma en el Museo del Vittoriano, una exposición que recorre de una manera original y palpitante los 40 años de trayectoria del tenor y permite asomarnos a algunos momentos de su vida cotidiana.

Sentada al piano personal de Luciano Pavarotti, uno de los objetos más importantes de la exposición, Nicoletta Mantovani explicó a Efe su gran "emoción" y los "tantos sentimientos entremezclados" que vivió hoy al entrar en el museo.

"Al llegar aquí he sentido por una parte una gran melancolía ante el gran vacío que ha dejado Luciano, por otra he revivido la emoción de miles de momentos pasados juntos. Son emociones muy fuertes", explicó la viuda del tenor.

Sobre el piano, colocado en el centro de la sala y tal como estaban colocados en su casa de Módena, destacan las fotografías más familiares de Pavarotti: Luciano con sus padres, Luciano con las dos hijas del anterior matrimonio, y Luciano con la pequeña Alice, de cinco años, fruto de su relación con Mantovani.

Un piano, cuenta Mantovani, que el maestro sólo dejaba "aporrear" a Alice, con quien pasaba horas "jugando" a hacer música.

La exposición está dividida en dos salas, una -la más íntima - dedicada a su faceta personal y a sus pasiones, decorada con decenas de coloridos cuadros que el tenor pintaba en su ratos libres y con sus objetos personales.

La silla y sus botas para montar a caballo, su gorro de cocinero, su colección de sombreros, entre ellos sus tradicionales "panamá", y la camiseta de su equipo de fútbol, el Juventus de Turín, con su nombre.

"La idea era que el público pudiese descubrir su aspecto humano, su vida cotidiana, sus pasiones, su amor por el deporte, por la cocina, por los caballos y la pintura. Abrir las puertas a un Luciano que no es sólo para nosotros, su familia, sino que es de todos", explicó a Efe Mantovani.

En la otra sala -la más espectacular- se muestra su gran legado, su arte y su voz. Pantallas gigantes emiten los conciertos benéficos de "Pavarotti & Friends", mientras se pueden ver decenas de vistosos trajes de escena con los que conquistó los teatros de la ópera de todo el mundo y los premios recibidos durante su carrera.

Una muestra enmarcada con cientos de fotografías junto a sus "Friends", los amigos con los que cantó sus famosos dúos, con Plácido Domingo y José Carreras, con quien formó los "Tres tenores", y con los más importantes personajes de la Tierra.

Pero también sus momentos más emotivos, mientras abraza a Alice, pasea a bordo de un descapotable o cocina un plato de pasta.

"Teníamos ganas de mostrar estos aspectos de Luciano por todo el mundo", dijo Mantovani, que anunció que la exposición viajará durante los próximos cinco años a varios países.

"Luciano ha sido una voz inconfundible, verdaderamente única, pero también estaba dotado de una extraordinaria humanidad y ganas de vivir. Espero que este viento de optimismo que él transportaba se sienta en cuanto se entre en la exposición", añadió.

Mantovani destacó, entre todos los objetos, las agendas del maestro, una de las piezas más íntimas de esta muestra, pues en ellas el tenor realizaba decenas de anotaciones sobre cómo se habían desarrollado sus conciertos, "y se calificaba con una nota", pero también escribía sus recetas de cocina o sus anécdotas.

Un recorrido por la vida de uno de los más grandes tenores que ha dado la historia y que los visitantes podrán realizar gratis, "porque Luciano nunca habría permitido que se pagase para visitarle", aseguró Mantovani.

Más noticias de Política y Sociedad