Público
Público

Un reinado en silla de ruedas

Pulido se ve igual a las otras candidatas al trono del Carnaval de Las Palmas

PAZ BERNAL

El Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria celebró ayer una de sus jornadas más importantes, la elección de la Reina, con muchas novedades y con casi 900 personas en el escenario a lo largo de toda la noche. Una de esas sorpresas tuvo nombre de mujer, Mónica Pulido, quien mostró un diseño de Santi Castro sobre una silla de ruedas.
Esta joven entiende que su minusvalía, provocada por una enfermedad muscular desde hace siete años, la ha hecho estar bajo un foco especial entre sus compañeras. "Aunque yo no me siento distinta a las demás", explica.

Reticencias iniciales

La idea de presentarse a la Gala de la Reina partió de la presidenta de la Plataforma de Movilidad Reducida de las Palmas. "Es muy amiga mía y me llamó para decirme que una empresa iba a hacer un casting entre personas con minusvalías. Al final, me convenció para que me presentara". Mónica reconoce, no obstante, que tenía muchas reticencias porque hasta el momento sus actividades siempre habían ido más en una línea académica que en sentido artístico o del mundo del espectáculo. "Y eso me frenaba un poco", reconoce.

Finalmente, aceptó y poco después empezó a sentirse algo más nerviosa, a pesar de que en ningún momento se vio como representante de ningún tipo de colectivo. Desde el principio, también estuvo encantada con su traje. "El diseñador es alguien muy especial e innovador y ha tenido que trabajar para hacer un armazón adaptado perfectamente a mis necesidades", agregó.

La joven se muestra orgullosa de haber asumido este reto, "la experiencia más bonita" de su vida. "No me arrepiento de nada y respeto la opinión de todos, sobre todo porque he recibido tantos apoyos, incluso cuando voy por la calle, que me hace sentirme muy orgullosa".

Más noticias de Política y Sociedad